Capitalismo Popular

¿Una Solución Utópica?

Desde que evidencié mi claro apoyo a la candidatura de María Corina
Machado en las elecciones primarias de la Mesa Democrática de la
Unidad a celebrarse el próximo 12 de febrero, fueron muchos los que
dudaron de mis sanas cualidades mentales y se jactaron a vivas voces,
además, de lo ridículo del término y su precursora (en nuestro país).
Ahora bien, agradeciendo los comentarios de algunos amigos y otros no
tanto, he querido escribir al respecto. Sin ánimos de obligarles a
creer que el Capitalismo Popular no es en lo absoluto ridículo, no
para garantizarles que mi inteligencia no ha entrado en una etapa de
desfase y mucho menos para instarlos a pensar como yo pienso. Por el
contrario, me he tomado la libertad de analizar el tema para que
juntos reflexionemos -yo mientras escribo, ustedes mientras leen- y
podamos asumir con toda responsabilidad nuestras consideraciones
personales. ¿Estamos de acuerdo? Bien, continuemos.

Meses atrás me uní a lo que para mí fue un selecto grupo de
interesados en saber un poco más sobre el arte de la escritura. La
líder o profesora de aquellos diversos estudiantes era la respetada
Milagro Socorro. En una oportunidad, nuestra asignación consistía en
visualizar en un texto la manera en que eran utilizadas las diéresis;
aquellas líneas a estudiar se titulaban “El Banquero de los Pobres” y
su contenido marcó mi vida de una manera bastante especial, ya que
gracias a ese texto conocí la historia de un hombre asiático llamado
Muhammad Yunus.

Muhammad Yunus fue el creador de los Microcréditos, economista y fiel
creyente de la erradicación de la pobreza en el mundo. A finales del
siglo veinte Yunus apostó por un proyecto económico en el que las
mujeres de su país debían llevar la batuta, esto, principalmente
porque él sabía que las mujeres bien conocían de los quehaceres
necesarios para sostener a sus familias. Así pues, sabían y podían
ellas rendir una comida, estaban comprometidas a luchar por el casi
utópico bienestar de los suyos, y eran capaces, aún sin tener la
potestad de salir a trabajar para ganarse el pan de cada día, de sacar
un hogar adelante. El proyecto de Yunus consistía en otorgar
Microcréditos a las mujeres de uno de los pueblos más vulnerables de
su país (Bangladesh), cosa que inicialmente no fue nada fácil debido a
la precaria condición que la figura femenina tenía en aquél lugar. No
obstante, el proyecto comenzó a marchar. La mujeres comenzaron a
acceder, vencieron el miedo a las represarías, y asumieron el reto.
Yunus concedía Microcréditos a quienes tuvieran o quisieran emprender
pequeñas empresas, con el estimulo de que cuando pagaran su deuda
podían obtener el doble del crédito que alguna vez les había
concedido. Estas mujeres trabajaban en grupos de 4 o 5, cada grupo se
hacía responsable por el pago de la deuda, y si alguna llegaba a
fallar, las demás quedaban sin oportunidad de obtener otros préstamos.
El proyecto de Yunus era innegablemente atrevido, pero poderosamente
esperanzador. Con el tiempo, el soñador economista ayudó a muchas
familias de Bangladesh derrumbar las barreras de la resignación,
muchas madres consiguieron hacer realidad el sueño antes imposible de
poder enviar a sus hijos a la universidad, familias enteras pudieron
dejar atrás el estigma de la pobreza extrema, razón por la cual
Muhammad Yunus, el creador del Banco Grameen, fue Premio Nobel de la
Paz en el año 2006. ÉL, aún empieza sus discursos públicos con la
clara convicción de que es posible acabar con la pobreza.

La historia de Yunus es innegablemente conmovedora. El fin de la
pobreza evidentemente es posible, siempre que se tenga la voluntad
necesaria para ello. Conozco yo en Venezuela a muchos pequeños
empresarios que han andado un camino errático, sí, pero aún así
triunfador. En mi pueblo natal, Ocumare del Tuy, un hombre inició una
pequeña ferretería que más bien parecía una bodega y que con el tiempo
creció de tal manera que hoy es la más grande e importante de los
Valles del Tuy. A otro emprendedor, se le ocurrió la idea de iniciar
entre cuatro puntales y un techo de zinc, un “restaurante”. Hoy, ese
lugar es el principal parador turístico en la autopista que une a
Ocumare del Tuy con Charallave. Como estas, muchas otras historias de
hombres y mujeres pobres que -a diferencia de lo que pasó en
Bangladesh con los Microcréditos- han podido salir adelante con su
propio esfuerzo, por lo cual hoy gozan de un merecido Bienestar. Esto
es Capitalismo Popular. ¿Te parece tan estúpido o ridículo como a
algunos les gusta pensar? ¿Tiene o no tiene sentido? ¿Es o no es
irreal?

La verdad es que la concepción del Capitalismo Popular no tiene nada
de abstracto, es más bien sencillo. María Corina bien lo explica con
esa frase “todos pa´arriba”, que no es más que una manera coloquial de
hablar del bienestar común a través del trabajo propio, del esfuerzo,
de ganarse uno mismo su dinero, de gastarlo como plazca y de aprender
a valorar las cosas.

Tan poco irreal es el Capitalismo Popular que fue auspiciado en la
Inglaterra de Margaret Tatcher y ha sido aplicado… ¡¡¡Bingo!!! Sí,
leyó usted bien, no es una invención de María Corina Machado, es un
modelo implementado, gestionado, aprobado, y lo más importante:
efectivo, que se ha puesto en marcha en países como Taiwán, Hong Kong,
Singapur, Corea del Sur y Bangladesh. Todos países asiáticos, es
cierto, pero todos también sumidos en una profunda pobreza y
desesperanza que lograron vencer. Ahora son países del primer mundo,
con una calidad de vida envidiable, y una historia de superación
memorable. ¿Por qué nos parece tan estúpido entonces a los
venezolanos? ¿Es que creemos que solo con populismo se sale adelante?

El Modelo Político que propone María Corina Machado es algo así como
hibrido, ella se ha dedicado a estudiar proyectos que han sido
exitosos en países como Brasil, México, Colombia y otros
pertenecientes a latitudes más lejanas. Ella, cree en la gente y su
capacidad para salir adelante por sus propios medios y sabe, que
siendo parte de un gobierno con un sistema como el que hemos hablado,
podrá ayudarles a llegar hasta el principio de un camino que deberán
terminar exitosamente solos, porque ese es el reto.

Puede que luego de leer estas palabras, a algunos, el Capitalismo
Popular les siga pareciendo una utopía, algo muy parecido a una soberana estupidez, pero sé que otros
se sumaran a la reflexión y comenzarán a pensar en votar por algo más
parecido a un proyecto de país; algo muy diferente a un discurso populista.

Giuliana Ippoliti

Internacionalista

 

Factor Internacional no se hace responsable del contenido de las opiniones publicadas por los internautas en la sección de comentarios. Por ello, los mensajes de los lectores no corresponden a nuestra línea editorial.
Comments
3 Responses to “Capitalismo Popular”
  1. jesus velasco dice:

    Muy bueno lo que escribes comparto contigo esa idea de apoyar el capitalismo popular es algo que siempre he defendido y mi idea es q siempre debe de haber un equilibrio en las cosas por lo tanto la idea de eliminar el capitalismo de venezuela me parece meramente absurda.

    Cuando mas pequeño siempre decia que lo que hacia falta era una mujer presidente xD ps pensaba que por ser mujer la codicia no formaria parte de ella, pero bueno ya creci ymdi cuent q todo politico es codicioso y lamentablemente amante absoluto del poder, ahora sta maria corina tu q dics q simpatisas con ella y respeto mucho tu opinion cada quien es libre de tenerla, a mi por el contrario no m inspira mucha confianza ella noc q tiene q m da mala espina su vision m parece buena pero no lo suficiente

    En fin me gusto mucho lo q escribiste espero q muchos logren recapacitar y vean lo q verdaderamente sucede en el pais y q ese capitalismo no es ningun sueño imposible de volverse realidad, mas bien con un buen equilibrio es el mejor modelo para tener una estabilidad segura para nosotros los venezolanos.

    Felicidades espero sigas escribiendo.

  2. Franco dice:

    No hay nada mas peligroso para el ser humano como la ignorancia. La ignorancia nos hace pensar y actuar creyendo que lo que piensas y opinas es la absoluta verdad. Es muy interesante el planteamiento que haces y por demás, invita a reflexionar sobre el paradigma que tenemos sobre el tema. Dado que se trata de algo que puede cambiar nuestras vidas y el futuro de nuestro querido país, me hago el firme propósito por investigar el tema. Gracias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: