Generación “Y”… Desempleo

OPINIÓN.-

 

Carta Abierta a la generación pasada.

Hoy es un día más en la juventud venezolana y mundial, es además, otro día en el que, muy probablemente, los integrantes de la famosa generación “Y” subirán una barrita en el medidor de stress que les acompaña.

Muchos de ustedes se preguntarán a qué se debe el nombre de esta generación, tal vez les soprendería saber qué… “Y” deriva de la pronunciación en inglés de la palabra Why  o ¿Por qué?

(FOTO DE INTERNET)

La generación de la que le hablo, es caracterizada por ser la más adinerada, la que todo lo cuestiona, la que ha vivido bajo el domino de aquellos padres “helicópteros” (quienes desde arriba lo supervisan todo), pero que sin embargo, cumplieron con propiciar la posibilidad de que sus muchachos fueran a buenos colegios, tuvieran educación de primera (lecciones particulares, estudios de idiomas, incluso algunos en el exterior , postgrados, especializaciones, cursos desde oratoria, pintura, deportes, música), juguetes de alta tecnología, y otras comodidades como autos, videojuegos, computadoras, smartphones, y pare usted de contar. La cosa es que, la generación Y es capacitada, inteligente, socialmente comprometida, abierta de pensamiento, competitiva, curiosa, sabelotodo, hábil, ecológica, individualista, pero por sobre todas las cosas: ¡DESEMPLEADA!

Del desempleo no solo se puede culpar la política, valga la aclaratoria, aunque no podemos ignorar que esta influye grandemente. Sin embargo, existe también una razón sociológica. Para nadie es un secreto lo mucho que la generación Y molesta a todos aquellos de las generaciones pasadas, quienes aún no entienden que es posible innovar. De esta manera, por ejemplo, el hecho de tener un tobogán, un bar de dulces o un juego de mini golf en la oficina es completamente normal, esto sin contar que, aquél trabajador  que viste franela  y piercing en la ceja, es  tan o más profesional que cualquier otro. Así pues, pareciera evidente el hecho de que aquella versión acartonada del pasado a quienes todos solíamos llamar trabajadores y que generalmente odian sus trabajos, no puedan comprender que los nacidos entre 1982 y 1994, puede llegar a ser mejor profesionales que ellos mismos.

La generación pasada valora cosas como la puntualidad, el horario y la paciencia, mientras que esta generación valora la efectividad, la productividad y la sana ambición. Después de todo, los de ahora, ya estaban siendo preparados desde antes de nacer, cuando sus madres -con CD en mano- procuraban que sus pequeños bebes en barriga, acompañaran sus sueños de la mano de Mozart, o desde preescolar cuando las actividades pautadas eran nada más y nada menos que grandes proyectos de arte, y por supuesto, desde el colegio una vez bilingües, o en secundaria mientras les hacían programar computadoras, y en la universidad asistiendo a cientos de cursos y actividades extracurriculares; es decir, la experiencia laboral de la generación Y, data del propio nacimiento de sus conformantes.

Se me hace gracioso imaginar toda esta fonética a modo de una especie de carrera armamentista que los padres de la generación actual decidieron tomar con un fin determinado. Hoy, los progenitores disfrutan al planear al hijo Perfecto. Es decir, una persona mitad artista solidario ecológico, mitad cyborg sabelotodo overachiever, con el objetivo determinado de lanzarlo a la jungla laboral a luchar contra los modelos creados por sus mejores amigos o familiares (a quienes cuidadosamente espiaron para que su chiquitín no estuviese “quedao”).

Por este motivo, no es de extrañar que películas como “The Hunger Games” sean tan populares estos días, porque en realidad todos se sienten (algunos figurativamente y otros literalmente) conjuntamente asediados con el fin de obtener un puesto en la sociedad. Esa es pues, la dirección que parece haber tomado un mundo donde ya no es importante saber usar una computadora, hablar inglés, ser culto o recursivo, ya que todos lo son, sino que lo único necesario es, tener ese toque distintivo que les permita poder ganar la dichosa competencia.

La pasada, es ahora una generación siliconada, suplemento adicta, gimnasio creyente y cazadora de fuentes de la juventud que aviven su objetivo de negarse a morir, jubilarse, enseñar y muchísimo menos aprender, son nada más y nada menos los creadores del arma maestra, a la que han llamado “EXPERIENCIA”.

Un ultimate filter, ¿No les parece?

Pensarán ellos algo más o menos así: “Como estos carajitos saben de todo”, “¿Qué podemos hacer para conservar nuestros puestos de trabajo hasta la eternidad?” “!Los años que tenemos trabajando!, ¡Eso es! Al final de cuentas eso vale mas que cualquier universidad” y es así como se ven anuncios tan insólitos como el que leí hace poco en los clasificados de un periódico local: “SE BUSCA PASANTE CON 1 AÑO DE EXPERIENCIA” (¿Absurdo verdad? p-a-s-a-n-t-e  CON  e-x-p-e-r-i-e-n-c-i-a).

Debemos entender que esa es, una manera que las generaciones pasadas han encontrado para garantizar su estatus. No perder tiempo en nuevos talentos que puedan superarles, es vital. Pagarle poco por su inexperiencia mientras hace todo el trabajo, es el objetivo.  Pensaran ellos, que después de todo con 60 años sintiéndose de 20 pueden seguir en lo que hacen. Al final, ni siquiera les es importante hecho de seguir manteniendo al mi hijo de 30 que aunque sigue desempleado y viviendo en casa esta terminando su maestría en física cuántica tecno influida. “¡Que se joda la sociedad a mí nadie me releva!”

Hoy yo, miembro de esa nueva generación Y quise escribir este mensaje y dedicarlo a los empresarios, empleadores, gobierno etc., para que se atrevan a dar una oportunidades a los nuevos talentos, a las ideas frescas. Con su guía podemos hacer todo más, mejor y ecológico. Y también tengo un mensaje para mis compañeros de generación:

Amigos, no perdamos la esperanza, nuestra oportunidad de hacer un mundo mejor llegará cuando termine de colapsar el fracaso que hizo la pasada.

Andrés Márquez 

Internacionalista

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: