Feto-Pildoritas chinas

OPINA UNA VENEZOLANA.-

Noticia Referencia:

-«Píldoras con carne de bebés muertos decomisadas en Surcorea» – 

Loly García.- No  soy una mujer de mundo ni mucho menos.  Recuerdo, eso sí,  una enciclopedia de geografía universal que mi padre compró cuando yo apenas era un bebé recién nacia. -La compré-, me contó, -porque estaba en oferta y para cuando nacieran mis hijos-. Tenía  razón. Quién entiende al universo, entiende todo. Esa enciclopedia aun ocupa un lugar en los estantes de mi biblioteca no obstante google y los cambios radicales del mapamundi. Muchos de los países que existían cuando yo nací (de eso no hace tanto…vamos), ya no aparecen en el mapa, se llaman de otra manera, se fusionaron con otros, se dividieron…en fin, el mundo ha cambiado.

Que el mundo ha cambiado de eso no hay duda. Un mapa de mi infancia ya no es igual al mapa de los avanzados y globalizados que exhiben los colegios de hoy. Hoy, los niños no entienden muy bien cuando hablamos de Yugoslavia y sin embargo, yo tuve la suerte (¿se dice así?, ¿suerte?) de conocer a  varios perseguidos de Tito aquí en Caracas y escuchar sus historias. Que el mundo cambie… ya no asombra a nadie, que el mapa cambie, ya no le interesa a nadie.

Sin embargo ella sigue ahí. Incólume. Han pasado unas cuantas guerras, unas cuantas invasiones, unas cuantas dinastías, una larga marcha con Mao Tse Tung, millones de muertes por hambre, han esclavizado y han sido esclavos, han sido colonizados y han colonizado. Han sido y siguen siendo un país imperialista. El Tíbet puede dar fe de ello, aunque a nadie le preocupe la suerte de Lhasa. Ahí está China, comprando deudas europeas y latinoamericanas, prestando aquí y allá a cambio de espejitos, lavadoras  de rodillo y satélites que no vigilan ¿o sí?

La noticia me entristeció, me hizo recordar aquella foto de la niña abandonada a su suerte en las aceras de una ciudad china. ¿El pecado?, ser niña, un sexo en nada apreciado por el Estado comunista chino. Son agentes enemigos del Estado, son reproductoras y eso las hace indeseables. Sumado a ello, Chen Guangcheng, abogado (parece que autodidacta), ciego, disidente y defensor del derecho que tienen las mujeres chinas a parir  en paz, sin estar atadas a un número permitido de hijos según la política de restricción de la natalidad  “diseñada” a la medida. Pero la tragedia no termina ahí, al contrario, allí comienza. El sistema no ha hecho de China un país mejor sino un país igual a todos aquellos países en los cuales  pensar está prohibido. Pensar distinto… claro está.

El comunismo no ha hecho de los chinos “hombres nuevos”, precisamente. No digo que todos los chinos, que ya son bastante para contarlos, pero los sentimientos corroídos por la barbarie, están presentes también en China y, para muestra, el botón de las pildoritas hechas con fetos humanos. No sé para qué sirven estas pildoritas (ni me interesa saber), a lo mejor curan el cáncer o el VIH (elucubraciones mías) pero si mañana tuviera una de estas enfermedades…preferiría irme en paz. Antes que curarme con esto. ¿Con los bebés abortados haciendo píldoras? A mí no me extrañaría para nada que la avaricia humana sea capaz de montar todo un laboratorio para:

1) Quedar embarazada.

2) Abortar.

 3) Vender los fetos para hacer pildoritas.

O en tal caso, obligar a las mujeres, “nada extraño me es ajeno”.   Para colmo  las exportan (a las píldoras), al menos  hacia Corea del Sur, país en  el cual se descubre la tragedia.

¿Ustedes se imaginan al mundo entero fabricando pildoritas humanas?, yo particularmente me preguntaría: ¿y ésta pildorita?  ¿Hubiera sido un poeta?, ¿tal vez un bombero?, ¿quizás un gran médico? No he llegado nunca a conclusión alguna en relación al aborto, es difícil –al menos para mí-  asumir una posición  definitiva frente a él. Hay que estar en esos zapatos. Pero éste no es el caso, aquí, con  seres no natos… se están fabricando “pildoritas” para aliviarle la salud a alguien más vivo. No quiero ni imaginarme a Venezuela sumergida en este comercio, sé que hemos caído bajo en otros temas, sin embargo,  yo tengo fe en  que nosotros no nos tomaremos esas pildoritas por ningún motivo. Tenga cuidado con la medicina china, y las pildoritas, por si acaso, aquí les dejo el link de UNICEF en Chino: www.unicef.org/chinese.

Referencias:

http://www.analitica.com/curiosidades/1651717.asp

http://rociolentejuela.ohlog.com/las-ninas-chinas-lo-mismo.oh9046.html

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/news/newsid_1507000/1507219.stm

 

_____

Bajo la protección del Articulo19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU el 10.12.1948.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: