El terrorismo no pasa de moda

COLOMBIA.- 

 

(AFP, Guillermo Legaria)

GIULIANA IPPOLITI. Es que no pasa, ni pasará de moda. Sobre todo mientras el Derecho Internacional siga “Desconsiderándoles”  en sus estatutos, a los terroristas y sus actos, digo.  

Pero venga que le cuento lo que acaba de pasar en Colombia.

Estaba el vehículo donde se trasladaba quien fuera Ministro de la República durante el gobierno de Álvaro Uribe, Londoño Hoyos, muy cerca de una buseta de servicio público. Ambos autos esperaban el cambio de luz del semáforo de la calle 74 que regula el paso de la Avenida Caracas hacia el oriente, cuando de pronto: !Baaaan!

Un sonido ensordecedor estremeció a quienes ahí estaban, y de pronto el terror se apoderó del conglomerado.

De eso se trata el terrorismo, de infundir el miedo. La verdad es que a estas alturas es difícil saber si el objetivo era asesinar a Londoño, pero es bastante obvia la existencia de un mensaje, porque usted debe tener claro que siempre, siempre, los “terroristas” tienen “algo” que “decir” y la única manera que parecen haber encontrado son esos actos que tanto nos sorprende ver de tanto en tanto.  

Una vez escribí sobre el terrorismo en un diario de circulación local en Venezuela y me acusaron de defender estos actos extremistas. La verdad es que siempre he sido muy enfática al repudiar la violencia. Pero me cuesta mirar al televisor o leerme una nota noticiosa sin intentar analizar el porqué de las cosas. Los actos terroristas tienen un intrínseco mensaje, un desesperado mensaje, un silencio a medias.

No se trata de justificar la sangre derramada esta tarde en Colombia, se trata de hacer saber que desde el momento mismo en el que se califica un acontecimiento violento como “Acto Terrorista”, debe tenerse presente que hay un mensaje esperando a ser develado. Aun no se sabe quiénes fueron los responsables, por los momentos el ex vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, ha asegurado que la técnica utilizada para atentar contra el ex ministro Londoño es similar a la que utilizaba ETA. Mientras, el general Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía Metropolitana, afirma que hay evidencias de que la FARC es responsable, aunque aún no se ha atrevido a confirmar que haya sido específicamente contra el ex ministro.

Por ahora el saldo refleja 40 heridos y 4 muertos, un culpable enmascarado y un mensaje sin descifrar.

Ah, y claro, la mala manía de asesinar inocentes por la injustificable razón de sentirse molestos por… Algo.

Seguiremos informando. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: