Iris, ¿En qué lío te metiste?

OPINIÓN.-

GIULIANA IPPOLITI. Escuche Ministra, escuche el sonido ambiente de lo que se vive en El Paraíso.

 

 ¿Le parece justo lo que sucede en este país?

No, mejor no responda, porque de llegar a excusar esos hechos de guerra entredicha que se han suscitado en el recinto penitenciario La Planta, no sé cómo reaccionaría. No es que pueda yo plantármele a usted frente a frente y decirle que es suficiente de este juego que ha decidido liderar, que es suficiente la mentira, que es suficiente la zozobra, apatía, la ineptitud y tantas cosas más. Es suficiente, se lo repito, y ojala pudiera usted escuchar también el grito de esa palabra en la boca de los silenciados que hoy se esconden temerosos bajo sus camas intentando huir de cualquier bala perdida que decida frustrar sus días.

Tengo yo amigos ahí, en el mismo lugar donde hace poco falleció un inocente debido a una de esas pequeñitas y asesinas balas. Usted mejor que yo sabe que el pueblo corre peligro y que los peligrosos aún tras las rejas siguen dominando la vida de los buenos ciudadanos de a pie.

Es evidente que este país vive en monarquía desde hace mucho tiempo ya, la reina tiene un nombre que solemos nombrar y renombrar todos los días. Que si Inseguridad mató a tal, Inseguridad secuestró a cual, Inseguridad no me dejó salir, Inseguridad dice que debemos callar. Y usted Iris, usted es Ministra de esa genocida monarquía llamada Inseguridad.

Es un secreto a voces el hecho de que los recintos penitenciarios de este país no regeneran a nadie. Conozco la historia de un joven apresado por robar una bicicleta que terminó siendo mano derecha de un “Pran” (Porque hasta categorías y sub categorías se tienen y les tenemos). Asesinó, violó y vejó en una cárcel a la que fue a parar por un crimen menor. ¿En qué estamos convirtiendo a este país Iris? ¿No sientes lástima?

Yo desde muy pequeña entendí que cuando uno no sirve para hacer tal o cual cosa, simplemente se retira. Así pues, la natación, el fútbol y el ballet fueron quedando en el olvido de los días que alguna vez viví. ¿Por qué no lo aceptas? ¿Por qué no te declaras persona non apta para solventar la crisis penitenciaria? ¿Por qué Iris?

Pero sé que la culpa no es enteramente tuya, en este país hay un culpable que gusta esconderse tras los hombros de otros (en este caso, el tuyo). Hugo Chávez es el primer culpable de caos de civilización en la que nos hemos convertido. Tú lo sabes, yo lo sé ¿Y él? ¿Lo sabrá?

Creo, y lo digo con énfasis, que el principal responsable de las detonaciones que de un momento a otro pudieran condenar a una persona debería dar la cara ante el país, pero sabemos Iris, que eso no va a pasar.

Así que te lo preguntaré una vez más tal y como lo hice al principio

Iris, ¿En qué lío te metiste?

Bajo la protección del Articulo19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU el 10.12.1948.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: