Debaten Reforma de Salud en Estados Unidos

ESTADOS UNIDOS.

Foto Internet

NUEVO HERALD. La reforma de los servicios de salud que ganó duramente el presidente Barack Obama hace dos años en el Congreso llega este jueves a su hora decisiva en la Corte Suprema, cuyos nueve magistrados deben dictaminar su constitucionalidad.

 A partir de las 10H00 (14H00 GMT) los jueces anunciarán su veredicto de constitucionalidad tres meses después de haberla debatido, a lo largo de tres audiencias, un récord en décadas de la más alta jurisprudencia del país.

 La decisión decidirá la suerte de una reforma que pretende extender la cobertura médica a 32 millones de personas sin seguro y además que modifica dramáticamente una jugosa parte de la economía estadounidense, del orden 17% del PIB, según algunos expertos.

La sentencia tendrá además un impacto decisivo en la carrera presidencial, muy reñida entre Obama y su rival republicano, Mitt Romney. 

“Mucha gente le ha prestado más atención a este asunto que a cualquier otro en la historia reciente” de la Corte, declaró Paul Clement, el abogado de los adversarios del gobierno Obama.

 El único caso equivalente en grado de controversia es la elección presidencial de 2000 empatada entre el republicano George W. Bush y el demócrata Al Gore, que tuvo que ser dirimida por la Corte.

 La clave de la reforma aprobada en el Congreso en marzo de 2010 es el mandato obligatorio para que todos los estadounidenses tengan seguro médico antes de 2014, bajo pena de sanciones.

 Más de la mitad de los Estados, una organización patronal y cuatro individuos presentaron la demanda que acabó en la mesa de la Corte, al estimar que esa disposición viola la Constitución.

 La ley, de 2.700 páginas y que crearía todo un nuevo aparato burocrático en el sistema sanitario estadounidense, se quedaría “como un cascarón vacío” sin ese mandato, en palabras de Clement.

 El gobierno es consciente de que sin ese mandato no podría financiar la extensión de la cobertura universal, pero en caso de derrota en ese punto en particular, espera poder ver mantenido el resto de la ley en vigor.

 La reforma obliga además a las compañías de seguros a aceptar a cualquier persona que tenga problemas de salud, e instituye chequeos obligatorios a cargo de las compañías para ciertas dolencias.

 “Creo que es bueno que más de tres millones de jóvenes puedan seguir inscritos en el seguro médico de sus padres”, reivindicó el martes el presidente Obama, al recordar otro punto clave de la ley.

 “Y creo que es bueno que todo el mundo en este país pueda gozar de una cobertura médica decente, sin arruinarse, cuando están enfermos”, añadió. 

Las amenazas contra el logro político más importante del presidente demócrata no terminan sin embargo este jueves en la Corte.

 Su rival republicano en las elecciones de noviembre, Mitt Romney, un ex gobernador que paradójicamente logró aprobar una reforma sanitaria en el estado de Massachussets, ha prometido que si la Corte no abroga la ley en su totalidad, él se encargará de hacerlo al llegar a la presidencia.

 Los republicanos dominan la Cámara de Representantes, y si lograran extender esa mayoría al Senado, sus líderes legislativos han prometido acabar con lo que queda de la ley, que entrará en vigor totalmente en 2014.

 Los sondeos muestran que una mayoría de estadounidenses no son favorables a una ley compleja, que establece obligaciones y que además crea nuevas agencias federales en un momento de austeridad presupuestaria.

 “La Corte debe juzgar con la Constitución y no con los sondeos”, pidió la abogada Elizabeth Wydra, defensora del gobierno ante la Corte. 

Para la abogada constitucionalista Elizabeth Papez, “todo dependerá del voto del juez conservador moderado Anthony Kennedy”, que inclina su voto a izquierda o derecha en función de los casos, y del presidente de la Corte, John Roberts, que tiende más bien a la derecha.

 Según la Casa Blanca, unos seis millones de hispanos acceden ahora sin costos adicionales a servicios de cuidado preventivo y 500.000 más se benefician de programas para jubilados y personas mayores.

 Para 2014, unos nueve millones de hispanos podrán obtener cobertura de salud como producto de menores costos y subsidios.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: