¿Qué hay detrás de las Elecciones Presidenciales Mexicanas?

OPINIÓN.

OMAR TORRES (AFP)

VICENTE MÁRQUEZ. La democracia de habla hispana más grande del mundo (casi 78 millones de mexicanos están convocados a las urnas, aunque muy probablemente-como es la costumbre en México-vote alrededor del 60% de los convocados) tienen una cita con la historia. Sea quien sea el ganador de las elecciones presidenciales de este fin de semana, marcará un hito: el regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) después de una “travesía en el desierto” de 12 años, el primer triunfo de la izquierda no vinculada con el PRI en este país o la primera mujer presidenta de México.

Todos los candidatos se han ofrecido como una renovación, pero no han aclarado cómo sustentaran su ansiado cambio. El favorito destacado en las encuestas (y de los grandes monopolios empresariales, mediáticos y hasta político, no hay que olvidar que el mismísimo expresidente Vicente Fox, anunció su apoyo generando asperezas con su partido, el PAN), es Enrique Peña Nieto (EPN), como el nuevo rostro de un nuevo PRI, pero que sigue representando una política meramente artificiosa y carente de propuestas claras; Andrés Manuel López Obrador (AMLO), como el líder de una izquierda moderada, reconciliado con las instituciones a las que desafió hace seis años, aunque aún no logra convencer del todo a ese centro político, que prefiere a un mediático EPN, y muestra en su “República del Amor” una propuesta que parece ser la némesis de su programa político de hace 6 años atrás, y Josefina Vázquez Mota (JVM) del conservador Partido de Acción Nacional-PAN-(condenada al tercer lugar por los sondeos) como la política “diferente”, que marca distancias con el Gobierno del presidente Felipe Calderón. Los tres han prometido enterrar un sexenio en el que a la pobreza y la corrupción, ya endémicos desde hace décadas en el México contemporáneo, se ha añadido la violencia vinculada al tráfico de drogas, armas y de personas. Ahora bien, ¿Por qué en estas reflexiones no incluyo al cuarto candidato-Gabriel Cuadri de la Torre del Partido Nueva Alianza (PANAL)?, simple, es poco conocido por el electorado promedio, y aunque algunas de sus propuestas pueden ser dignas de consideración (legalización de las drogas blandas, matromonio gay a nivel federal, reducción del aparato estatal, etc), tiene tras de sí a una de las políticas mexicanas peor valoradas en México; la líder del sindicato de maestros, Elba Esther Gordillo, no en balde muchos en México, llaman a Cuadri de la Torre, la “mascota de Elba”, esto por supuesto a hecho mella en las encuestas (menos del 5% de los mexicanos le votaría)

Doce millones de nuevos pobres en estos seis años hasta alcanzar los 52 millones (4 de cada 10 mexicanos), según cifras oficiales; más de 55.000 muertes vinculadas a la guerra contra el narcotráfico; un crecimiento económico mediocre que ha expandido el empleo informal hasta el 30% de la población activa y una democracia estancada justifican la necesidad de un cambio de rumbo, como han manifestado la mayoría de los mexicanos, sobre todo los jóvenes, verdaderos protagonistas de esta campaña electoral.

¿Cuánto hay de cambio real en las ofertas planteadas?

En EPN es la combinación de los mitos y los recursos del PRI del pasado con una matriz mediática casi absorbente y que raya en lo mediocre; a AMLO cada vez que se le pone contra las cuerdas saca su carácter premoderno, no en balde mucha gente en el PRD, ve esta campaña (en caso de perderla) como la oportunidad perfecta para deshacerse del “fósil que representa AMLO” y JVM nunca mostró nada “diferente”, aparte de encontrarse con un machismo muy fuerte dentro de su propio partido, marcadamente conservador y católico. Además, la partitocracia corporativa (en donde tanto el PAN, PRI o PRD han caído), los monopolios (presentes en casi todos los sectores de la economía) y los sindicatos (ramas clientelares de los partidos populistas, como el PRI o de izquierdas como el PRD) son factores que impiden cualquier esbozo de cambio real en el escenario azteca.

La urgencia de un golpe de timón ha dividido y polarizado a los ciudadanos, enfrentados ante dos proyectos de país. El elector promedio del interior de México, antepone la seguridad a la pluralidad, sienten nostalgia por el pasado, por la eficacia de los Gobiernos del PRI mientras que otros muchos (los de las grandes ciudades como Ciudad de México) asocian ese pasado al autoritarismo y quieren la alternancia que supondría una victoria de la izquierda.

El movimiento juvenil Yo Soy 132, formado por estudiantes de clase media de universidades privadas (y en menor medida las públicas), está a favor de la segunda opción y ha hecho de la oposición a Peña Nieto y al monopolio televisivo que comparten Televisa y TV Azteca su leitmotiv (no en balde la cobertura de EPN por parte de estos medios raya en el descaro propagandístico, prácticamente dejando a AMLO y a JVM muchas veces fuera de cualquier cobertura periodística, menos que sea para perjudicarlos). Pero, quizá más importante que eso, su protesta ha servido para despertar a la sociedad civil frente a los abusos del poder. Armados de las redes sociales (más de 10 millones de mexicanos están enganchados a Twitter) ha obligado a reaccionar a una clase política anquilosada, y que ha tenido que asumir que tiene que adaptarse a los medios de este grupo emergente. Por cierto, un dato a tener presente: ¡14 millones de jóvenes votarán este domingo por primera vez en unas presidenciales!...

Sin embargo, esta movilización juvenil está lejos de menguar. La población joven será cada vez más importante en la próxima década. Desde 1990 se han creado 550 universidades privadas y el escenario político dentro de seis años será completamente distinto al actual. En estas elecciones no serán decisivas, pero en 2018 es probable que este movimiento juvenil pueda generar un verdadero “tsunami político”.

La protesta de los jóvenes estalló en la capital mexicana, pero no llegó a cuajar en grandes zonas del país. La Ciudad de México (el DF para los Mexicanos), gobernado por la izquierda desde 1997, es hoy una isla de seguridad y un faro de democracia, vitalidad cultural y consumismo donde el pago electrónico de los servicios es lo habitual, con un IDH (Índice de Desarrollo Humano, según la ONU, similar a los del Primer Mundo). ¿La otra cara de la moneda? un pandillero de Ciudad Juárez, donde se mata por 1.000 pesos (60 euros) y a los 17 años ya se ha elegido el corrido norteño (música típica del norte de México) con la que se quiere ser enterrado.

México vota este domingo por el cambio con la tensión de un pasado que no acaba de alejarse y un futuro que ya se entrevé. El PRI, que se ha beneficiado del vacío dejado por la izquierda y la derecha en el centro político, ofrece un “Gobierno eficaz” y una “democracia con resultados”. La izquierda propone un “cambio verdadero” que acabe con la “mafia del poder” y teme que una victoria del PRI suponga una “restauración autoritaria”. Los sondeos se muestran dispares, si bien todos hablan del triunfo de EPN, hay opciones según el gusto: Gallup habla de 4 a 5 puntos de diferencia entre EPN y AMLO, y Consulta Mitofsky, habla de 15% de distancia, a favor del candidato del PRI, si bien la sombra del fraude (planteada por el PRD y su candidato López Obrador) está en su discurso de cierre de campaña, mucho se ha aprendido de la lección del 2006, y habrá que ver ese desenlace final, mientras tanto, el mexicano promedio será el protagonista de este “acto final”.

Bajo la protección del Articulo19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU el 10.12.1948.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: