Soberanía con sabor a Malvinas

OPINIÓN. 

Gran Bretaña realizará en 2013 un referendo en las Malvinas 

(FOTO: TÉLAM)

Habitantes de las Malvinas harán referéndum que pretende poner fin al contencioso con Argentina, país que reclama la soberanía del archipiélago

LOLY GARCÍA. De antemano me disculpo. Tuve que ponerme a estudiar muy en serio cómo es eso de que un lote de tierra ubicado en las Antípodas, pertenece a otro país y no al que le queda más cerca. Es así, y sobran ejemplos. “La moda” viene desde épocas imperiales en que los reyes (eso sí, sin haber pisado jamás la tierra conquistada) declaraban que la luna o los anillos de Júpiter les pertenecía por la gracia de Dios (vaya usted a saber cuál Dios… ¿Monesvol?). Para todos los que tenemos algún interés en la humanidad, no es secreto que la tierra ha sido dividida en parcelas injustas, con ventajismo, y a punta de ríos y ríos de sangre aun fresca en la memoria de muchos pueblos.

Pero en fin, que ya estamos montados en el lomo del siglo XXI y ahora lo importante es remar hacia adelante para que el remolino del caos no nos arrastre. Es difícil pero no imposible. Aunque la profesión del geógrafo del Principito es de una inutilidad increíble en tiempos bélicos, gracias a estos profesionales podemos tener ligera conciencia sobre la evolución histórica de las parcelas (léase países) y, cuando observamos un mapa de la evolución del mapa geográfico de los continentes recién nos damos cuenta que lo que pensamos que hoy es…ayer no era así.  Hay un montón de territorios sobre el planeta, que aún permanecen en ese limbo.

Sin ir muy lejos, acá, al lado de nuestros 912.050 km2, existen unos kilómetros adicionales que nos pertenecen por derecho histórico: Guayana Esequiva. Por lo pronto, “Guyana”, como le gusta llamar a sus actuales ocupantes a ese territorio, no es venezolana…aunque lo es. Tampoco nosotros, los venezolanos de alpargata, hemos hecho mucho esfuerzo por mantener en nuestra memoria ese arrebato. Hemos dejado que el mundo “diplomático” se las entienda y, por lo visto, en eso de reclamar lo que nos pertenece no hemos tenido muchas agallas.

Ejemplos hay muchos, territorios en reclamación pueden listarse y las historias del por qué, el cómo, el cuándo son más que parecidas.

Para llegar a Las Islas Malvinas desde la lejana Inglaterra hay que “echarle un camión” de ganas. Pero así son los ingleses, visionarios, conquistadores, no se paran en distancias ni en sacrificios, y por algo Lord  Churchill – sabiamente- les pidió  sangrar, sudar y llorar. Sabía de sobra que el pueblo inglés no se pararía en pruritos y jamás lo han hecho. Pareciera que salvo un simple saboteo sobre el té, allá en Boston, nunca han retrocedido en sus empeños, perdieron las colonias americanas pero años después les enviaron a Los Beatles y los volvieron a conquistar. No se dejan. La historia de aquella conquista de las islas argentinas es sumamente interesante, porque es el eterno contraste entre David y Goliat (aunque en tamaño Argentina duplique a la pequeña Bretaña…), lo cierto es que en el año 1.833, los argentinos perdieron ese territorio, atribuible –puede ser- a múltiples factores, desde un desgobierno de turno, una población diseminada, caudillaje, retraso tecnológico (Argentina carecía de barcos). Perdieron las islas y el resto es historia. Todo un mundo inglés domina ahora sobre esas islas y quedó más que demostrado en el momento en que el ex general (ex y en minúsculas general) Galtieri,  decide echar aquel trapo rojo sobre los argentinos nacionalistas e ingenuos. Las cruces en los cementerios lo dicen todo.

El gobierno de CFK ha retomado el tema, con cautela, con mesura, nada de irse a invadir una segunda vez y sacrificar en el matadero a los chicos del siglo XXI. Pero reclaman, y hacen boicot, y no contratan barcos ingleses, y lo mantienen en el tapete, y los comerciales se diseñan y se sueñan como si ya estuvieran recuperadas y la gente escribe, y los periodistas critican…pero Las Malvinas no se olvidan, los soldados no se olvidan, los huérfanos no se olvidan.

A Mr. Cameron se le acaba de ocurrir una brillante idea: hacer un referéndum (tan de moda en nuestro país), los kelpers y/o malvinenses, podrán decidir si quieren seguir siendo ingleses o no. Obviamente, la Cámara Nacional Electoral Argentina no será invitada, de tal manera que la cosa sea INjusta y  NO haya representación Argentina. Tal vez, considerando que el referéndum se llevará a cabo el próximo año 2013, de aquí allá, inviten a veedores internacionales para que certifiquen que no habrá triquiñuelas. Es probable que no, por lo que se lee en prensa, pareciera que los argentinos son más capaces de apelar a estos subterfugios que los mismos ingleses. Los resultados serán interesantes, conocer cómo piensan en las urnas estos habitantes que a saber, nadie los ha escuchado ¿qué quieren realmente?

Sin embargo, leyendo la prensa argentina yo me pregunto:

  1. ¿Querrán cambiar libras esterlinas para comenzar a usar pesos devaluados?
  2. ¿Cambiarán la seguridad social inglesa por hospitales sin curitas?
  3. Actualmente son bilingües, ¿se atreverán a perder esa segunda profesión?
  4. El índice de criminalidad es casi cero, ¿querrán pasar a llenar las páginas rojas?
  5. ¿Pasarán a engrosar las cifras del desempleo argentino? ¿Querrán?
  6. ¿Serán del Manchester o de Boca?

Son 179 años de flema inglesa gobernando las islas…esa página no se pasa facilito, aunque yo… si fuera una Kelper, por alfajores y un buen bife…. Mmm, no sé. Lo cierto es que en eso de los antecedentes históricos de cada territorio es casi imposible determinar quiénes son realmente los dueños.

Mr. Cameron quedaría muy bien ante los ojos del mundo si invitara al organismo electoral argentino a compartir la tarea de preparar ese referéndum y contar esos votos entre los dos. ¿Por qué a Inglaterra le interesa mantener su presencia en esa zona del planeta? Porque no me van a decir que en Las Malvinas “florecen” las vacas y  “nace” trigo… ¿Será que les da algún derecho sobre el polo sur?, ¿será la cercanía con el poderoso Brasil? ¿Será Suráfrica? Porque desde Enrique VIII  para acá –si es necesario romper con Dios- pues se rompe.

En cuanto a los argentinos yo solo me pregunto: ¿dejarán abandonados a los habitantes de Las Malvinas, así como lo han hecho con los nativos argentinos de Jujuy y Catamarca? La lucha por lo recursos energéticos no tiene espejo…

649 argentinos

273 ingleses

3 isleños

¿Valió la pena? Yo me pregunto ¿y nuestra Guayana Esequiba?

Noticias Objeto de Estudio:

En Malvinas dicen estar “increíblemente decepcionados” porque Cristina les rechazó una carta

“Una negociación sería beneficiosa para todo el mundo”

Bajo la protección del Articulo19 de la Declaración de Derechos Humanos, que estipula: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Declaración Universal de los Derechos Humanos; Asamblea General de la ONU el 10.12.1948.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: