Apartheid, Crimen Contra la Humanidad. Mandela, Rostro de Paz.

DÍA INTERNACIONAL.

Nelson Mandela describe el apartheid como “la línea de color que muy a menudo determina quién es rico y quién es pobre (…) quién vive en el lujo y quién vive en la pobreza (…) quién recibirá comida, ropa, asistencia médica (…) quién vivirá y quién morirá.

(Créditos a monkeyboydean – DeviantArt)

El apartheid era un sistema de discriminación y separación racial que gobernó Sudáfrica desde 1948 hasta su abolición a principios del decenio de 1990. Basándose en los años de discriminación contra los negros, el Partido Nacional adoptó el apartheid como modelo de desarrollo separado de  las razas, aunque solo sirvió para perpetuar la superioridad blanca. La población fue clasificada en cuatro grupos étnicos: Blancos, bantúes (negros), mestizos y asiáticos. El apartheid se manifestaba en la exclusión de la comunidad negra: la privación del derecho del voto, la segregación residencial y escolar, la obligación impuesta a los negros de portar un permiso para viajar al interior del país y el control del sistema legal en beneficio de los blancos.

Las Naciones Unidas, que se esforzaron durante decenios por eliminar esta práctica, adoptaron en 1973 el Convenio Internacional sobre la supresión y Castigo del Crimen Apartheid, que ha sido ratificado por 101 Estados. Este Convenio define el apartheid como una serie de “actos inhumanos perpetrados con el propósito de establecer y perpetuar la dominación de un grupo racial sobre otro y de llevar a cabo una opresión sistemática”; tales actos incluyen la negación del derecho a la vida y a la libertad, la imposición de condiciones de vida destinadas a destruir al grupo, las medidas legislativas para impedir la participación del grupo en la vida nacional, la separación de la población según criterios raciales y explotación de la mano de obra de ese grupo. La convención declara al apartheid un crimen contra la humanidad.

Nelson Mandela dedicó su vida a luchar por lo que creía correcto, enfrentarse a los promotores del apartheid le valió muchos años en prisión, le valió la sombra social en una sociedad que nunca le olvidó. Fue un líder de masas, con discurso impecable e ideas determinantes. Un hombre brillante con objetivo tenaz, la libertad de su pueblo, la igualdad.

Mandela, fue el preso 46664 de Robben Island, hasta que el 11 de febrero de 1990, después de estar 27 años en cárcel, fue liberado, y retomó su lucha con más fuerza, sin odio, con esperanza.

 “Les saludo en nombre de la paz, la democracia y la libertad para todos. Me presento ante vosotros no como un profeta sino como un humilde servidor vuestro, el pueblo”, dijo entonces Mandela.

Las elecciones de 1994 convirtieron a Nelson Mandela en el primer presidente negro de Sudáfrica, la historia cambió bajo sus pies, sobre sus manos, frente a sus ojos. La patria sudafricana, olvidó el odio y se reconoció en paz. 

Nelson Mandela es y será hasta el final de los tiempos, el rostro de la paz.

Por Giuliana Ippoliti

Con Información de: Crímenes de Guerra – Steven R. Ratner.

Crédito Vídeo: Universidad de Los Andes – Venezuela.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: