La tinta se le acaba a Bashar

OPINIÓN.

La historia de la guerra siria podría dejar de ser escrita en los próximos días.

(AFP)

GIULIANA IPPOLITI. Aunque es imposible saber con certeza cuándo sucumbirá el régimen de Bashar Al Assad ante el pueblo que progresivamente se ha dedicado a asesinar, el atentado en Damasco representa una estocada determinante para el Ejército que le defiende. Según ha informado Al Jazeera, el balance de muertos incluye al ministro de Defensa, Daoud Rajha, el de Interior, Mohamed Ibrahim Shaar, y el responsable de Inteligencia, Assef Shawkat, y cuñado del presidente Al Assad. Les asesinaron partiendo de una estrategia militar impecable, logrando mover al régimen hacía un punto de vulnerabilidad bastante importante. Un grupo islamista y el Ejército libre sirio se han atribuido la voladura del cuartel general de la seguridad nacional en Damasco, con lo que han logrado elevar la moral de los que les acompañan en batalla, cuyo desequilibrio en poderío armamentista les había cobrado innumerables estocadas en las regiones donde mantienen su fuerza. La moral, ha sido elevada en uno de los bandos, mientras el otro, pareciera entre silencios, estar bastante perturbado.

Meses de violencia y propaganda conspirativa señalando que la rebelión no es tal, y que los rebeldes no son más que terroristas financiados por los Estados Unidos y sus organismos de inteligencia, no han podido acallar las voces que exigen cambios. Y es que es difícil, en el mundo actual, acabar con la vida de miles de personas y pretender asegurar que es en defensa propia y en defensa de la soberanía. Más de 40 años tiene la dinastía Al Assad en el poder, tanto tiempo, tanta opresión y tanta impunidad, debía tener un punto de ebullición, y debe tener, un punto final.

La batalla ha llegado a Damasco, la capital del país en guerra, por ahora, los rebeldes han sentenciado un punto determinante para adjudicarse esta guerra, tan injusta como todas las que hemos tenido que presenciar a lo largo de la historia. Muchos civiles morirán en la operación Volcán que ha incendiado Damasco, en su contraofensiva y en el espiral respuestas que tienen siempre los ataques bélicos.

 La guerra en Siria no terminará con rendición, el objetivo es llegar hasta el final, cueste lo que cueste, y hablo, para que se entienda, de ambos bandos.

Decisiva, es cada hora a partir de ahora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: