La izquierda mexicana pide que se nombre un presidente interino “honorable”.

MÉXICO

La izquierda mexicana insistió hoy en pedir la invalidez de las elecciones del pasado 1 de julio y que se nombre una personalidad “honorable” que actúe como presidente interino hasta la convocatoria de comicios extraordinarios.

Si no se invalida la elección, México estaría gobernado por una banda de malhechores, los más corruptos y terribles del país“, afirmó el excandidato presidencial de una alianza de tres partidos izquierdistas, Andrés Manuel López Obrador.

En los comicios presidenciales del 1 de julio fue declarado ganador el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, pero los resultados oficiales del escrutinio tienen que ser validados por el Tribunal Electoral.

La izquierda asegura que Peña Nieto ganó gracias a que el PRI compró cinco millones de votos por distintos medios y ha presentado una impugnación general de los comicios sobre la que tiene que manifestarse el Tribunal Electoral antes del 31 de agosto.

“No debe extrañarnos que se cancele la elección, que se invalide. La Constitución establece para estos casos lo que procede”, dijo López Obrador en una rueda de prensa.

El Congreso, en este caso la Cámara de Diputados, elige a un presidente interino y se puede llegar a un acuerdo para llegar a un presidente honorable para convocar en un plazo de 15 o 18 meses, a más tardar, nuevas elecciones“, agregó.

Añadió que, de llegarse a ese caso, “no se puede tomar como pretexto que va a haber inestabilidad”.

Les aseguro que nos va a ir peor como nación si hay impunidad, si se decide que haya un presidente que asume el cargo violando la Constitución y que llega a ese cargo comprando la Presidencia de la República”, insistió López Obrador.

Desde que la izquierda ha venido denunciando esa supuesta compra de votos, el PRI ha rechazado los cargos y ha acusado por su parte a la campaña de López Obrador de recaudar fondos de forma irregular y de mantener una “contabilidad paralela”.

Ayer, en un comunicado, el PRI acusó a López Obrador de “uso sistemático de la mentira como instrumento de propaganda”.

El dirigente de la izquierda reiteró hoy denuncias dadas a conocer ayer sobre la presunta actitud del Gobierno para “ocultar” las supuestas maniobras del PRI para la compra masiva de votos.

México está gobernado desde el 2000 por el conservador Partido Acción Nacional (PAN), que quedó en tercer lugar en los comicios del 1 de julio.

El PAN también ha denunciado muchas irregularidades en la votación, incluyendo presuntas maniobras del PRI para superar los gastos de campaña fijados legalmente, pero no ha presentado una impugnación general de los comicios.

En su rueda de prensa de hoy, López Obrador dijo que le “llama la atención” que el Gobierno no haya ordenado una investigación de las cuentas de uno de los bancos presuntamente involucrados en la compra de votos del PRI, el Monex. “Puede haber encubrimiento”, insistió.

López Obrador afirmó que le sorprende que la Secretaría de Hacienda y las autoridades bancarias “no den a conocer la información que tienen, si todas las operaciones bancarias tienen que ser notificadas”.

“De lo que no tengo duda es que usaron dinero a raudales de procedencia ilícita, que rebasaron el tope de campaña y violaron la Constitución”, agregó, refiriéndose al PRI.

Para pedir la invalidez de los comicios, la izquierda se ha amparado en un artículo de la Constitución que fija que los comicios deben ser “libres y auténticos”.

López Obrador convocó la rueda de prensa para dar a conocer grabaciones con testimonios de personas, cuya identidad mantiene en reserva, a quienes el PRI supuestamente entregó tarjetas de prepago a cambio de que se comprometieran a votar por Peña Nieto.

“Cada vez tenemos más información”, agregó López Obrador, quien convocó a los periodistas para los próximos días a fin de exhibir más pruebas de sus denuncias.

Por la noche, el PRI emitió un comunicado en el que aseveró que “otra vez como hace 6 años (cuando perdió la elección ante el actual presidente Felipe Calderón), Andrés Manuel López Obrador radicaliza su discurso y apuesta a la insensata ruptura institucional del país”.

“Su desesperada estrategia de descalificación de las autoridades e instituciones, antes de que concluyan los procedimientos legales y emitan su resolución, nuevamente nos muestra sus delirios mesiánicos y la vocación autoritaria que siempre lo han caracterizado”, expuso.

Aseguró que “no permitirá el resquebrajamiento del orden institucional y democrático de la República y seguirá acreditando ante el Tribunal Electoral la legalidad de la elección presidencial y la solidez del sistema electoral mexicano“.

México no puede ser rehén de los caprichos de un mal perdedor“, puntualizó. Informa EFE.

27/Julio/2012. 12:20 p.m.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: