La Pastilla abortiva se generaliza en Uruguay a pesar de que el aborto aun no es legal.

URUGUAY

Unas manos de cartón que dicen “Aborto Legal” cuelgan de una reja frente al Palacio legislativo en Montevideo (AFP/Archivo, Daniel Caselli)

Montevideo.- La legalización del aborto quedó postergada en Uruguay por falta de mayoría parlamentaria, pero la realidad va más rápido que las leyes y esta práctica se generaliza en el país, al igual que en otros en América Latina, mediante el uso de un medicamento para úlceras, el misoprostol.

En el Hospital Pereira Rossell, la mayor maternidad de Uruguay, todos conocen muy bien el misoprostol. Legalmente, los ginecólogos y obstetras no pueden recetarlo, pero cotidianamente lo indican a las mujeres que quieren abortar.

El misoprostol es un medicamento que en el 97% de los casos logra la interrupción del embarazo sin ningún problema“, asegura Francisco Coppola, presidente de la Asociación de Obstetras del Uruguay y médico del Pereira Rossell.

Este fármaco, desarrollado por el laboratorio estadounidense Pfizer para tratar úlceras gástricas y duodenales, llegó a Uruguay a principios de la década de 2000. Incluido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la lista de medicamentos de referencia para la interrupción del embarazo, se convirtió rápidamente en la solución para quienes buscan un aborto.

Las ventajas del misoprostol son conocidas internacionalmente: es más efectivo y barato como droga para inducir el parto y, en caso de hemorragia, tiene propiedades coagulantes.

“Pero hay que decir que sólo el misoprostol sin la otra parte, que es el asesoramiento pre y post aborto, si bien es más seguro que el curetaje, no es totalmente seguro“, agregó Coppola.

En 2001, se constató que el 30% de las muertes de mujeres en Uruguay se relacionaba con interrupciones de embarazo ilegales. La cifra alcanzaba el 47% en el Pereira Rossell, el hospital público que recibe a la población de mayor vulnerabilidad del país.

El aumento se relacionó con la proliferación de clínicas clandestinas en la frontera con Brasil. Muchas operaciones terminaban en tragedia. Entonces, los médicos decidieron actuar por su cuenta. “Durante muchos años sufrimos el paradigma de que el aborto legal era igual a aborto seguro, a no muerte, y que el aborto ilegal era igual a aborto inseguro y muerte. Y durante años y décadas esperamos que los jueces, abogados y políticos solucionaran ese problema y decidimos romper ese paradigma”, dijo Coppola. Informa AFP.

02/Agosto/2012. 12:11.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: