Foto Con Historia: Amuay Arde, Arde como Ardió Tacoa en el 82

FOTO CON HISTORIA.

Por Mariangel Ardile.

Una tragedia, una ciudad, una huella acompañada de cifras, opiniones y hasta de historia, bajo una madrugada con 48 muertes y cientos de heridos marcan la explosión en una de las refinerías más importantes de Venezuela.

Amuay arde, arde como ardió Tacoa en 1982, durante el gobierno de Luis Herrera Campins, cuando la planta de generación eléctrica “Ricardo Zuloaga” (hoy conocida como “Josefa Joaquina Sánchez”), propiedad de la Electricidadde Caracas, ubicada en el Departamento Vargas del Distrito Federal, actualmente Estado Vargas, generó una de las tragedias más grandes en el territorio nacional, fuera del contexto natural que incluye el deslave en 1999.

La llegada del barco petrolero “Murachí” (de la entonces empresa petrolera Lagoven, filial de PDVSA) a la costa, el domingo 19 de diciembre de 1982 marca el recuerdo de muchos, cuando se disponía a descargar 150.000 BLS de fuel-oil de combustible para la activación de la planta, sobrecalentando un punto que fue visualizado por los trabajadores de turno, quienes decidieron abrir la escotilla que sobrevino la explosión del tanque Nº 8 y la muerte de dos de los tres empleados a cargo de la misión, el tercero pudo tocar la alarma y alertar a todo el equipo.

Una llamada de atención al hecho para periodistas, bomberos, policías, médicos y toda una cantidad de profesionales, vecinos y demás circundantes apersonados en el sitio ya para horas del mediodía, tiempo durante el cual se consideraba bajo control el fuego del tanque Nº 8, pero específicamente a las 12:35 pm se incendió el tanque Nº  9 de la planta “Ricardo Zuloaga”, acabando con la vida de 160 personas, entre periodistas, bomberos, curiosos, policías, más de 500 casas destruidas y gran cantidad de desaparecidos.

La explosión en Tacoa durante las navidades es definida para muchos como la “más horrible” tragedia. Varios de los que hoy relatan sus vivencias en la zona fue porque se lanzaron al agua y después fueron salvados por pescadores. Niños con quemaduras, cuerpos desconfigurados y un miedo que hacía gritar a muchos hombres mientras dormían sintiendo que las llamas los quemaban.

Muchos dejaron Tacoa atrás, en su pasado, pues el hecho de ver perder la vida a otro ser humano, ver las quemaduras en su cuerpo y la gran cantidad de heridos, determina recuerdos que hoy se encuentran a flor de piel ante la explosión de Amuay, una explosión que hasta nuestros días se desconocen su causas, que consumió vidas, dejó héroes y también historias por contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: