Conmemoración de la tragedia que enlutó los Juegos Olímpicos de 1972 en Múnich

ALEMANIA.

Foto: LV12 Online

ABC.- Alemania ha conmemorado, con un telón de fondo amargo y polémico, la tragedia que enlutó los Juegos Olímpicos de 1972 en Múnich y que costó la vida a 12 personas, once atletas israelís y un policía alemán. En el atentado también perdieron la vida cinco de los ocho terroristas del comando palestino, integrado en la organización clandestina “Septiembre negro”, que organizó el ataque. 

Los asistentes al homenaje pudieron escuchar oraciones cristianas y judías en una sobria ceremonia celebrada en el aeropuerto militar de Munich, en Fuerstenfeldbruck, y presidida por el ministro del Interior federal, Hans-Peter Friedrich, en representación de la canciller Angela Merkel, y el jefe del gobierno bávaro. Horst Seehofer. Entre los asistentes se encontraban, también, familiares de las victimas y el vicepresidente del gobierno israelí Silvan Schalom, además de representantes del mundo de la política y del deporte. 

El gobierno bávaro, por su parte, ordeno izar a media asta las banderas del país y de Baviera en todos los edificios públicos. Las conmemoraciones finalizaron con un servicio ecuménico en presencia de un rabino. 

Mientras tanto, en la Villa Olímpica de Londres, donde se celebran ahora los Juegos Paralímpicos, el Comité israelí organizó un acto conmemorativo en el que participó el presidente del COI Jacques Rogge. Meses atrás, el Comité Olímpico Internacional había mantenido una agria polémica con la división israelí al negarse a recordar de forma oficial la masacre con un minuto de silencio durante la ceremonia inaugural. 

En la madrugada del 5 de septiembre de 1972, el comando palestino logró llegar al piso de la ciudad olímpica donde se alojaba la delegación israelí, donde mataron a dos atletas y secuestraron a otros nueve. El objetivo era obtener la liberación de 232 prisioneros palestinos. 

La toma de rehenes duró 21 horas y culminó con un desastre en el aeropuerto militar de Fürstenfeldbruck de la capital bávara, que aun sigue avergonzando a las autoridades de los aparatos de seguridad alemanes. 

La respuesta de Jerusalén no tardó en llegar a Múnich y a Bonn. La primer ministro Golda Meir rechazó la liberación a los prisioneros y, a cambio, pidió a las autoridades alemanas a que autorizaran la entrada al país de una unidad de élite para rescatar a los rehenes. Bonn se negó y dejó la operación en manos de sus fuerzas de seguridad.

El equipo encargado de negociar con el comando palestino prometió un canje y el traslado del grupo a Egipto. Dos helicópteros trasladaron a los terroristas y sus rehenes al aeropuerto militar, donde se habían apostado cinco francotiradores de la policía bávara, que carecían de preparación y no tenían rifles de precisión.

Después de los primeros disparos, el caos que se produjo acabó con la vida de los nueve rehenes israelíes, acabó con la vida de un policía alemán y cinco de los ocho secuestradores. “Lo único que querían los alemanes era seguir con los Juegos y terminar el asunto como sea”, dijo poco después el entonces jefe del Mossad, Zvi Zamir, según documentos desclasificados del gobierno israelí. “la preparación de los comandos alemanes era insuficiente y no hicieron el mínimo esfuerzo por salvar vidas”, añadió.

En vísperas del nuevo aniversario de la masacre de Múnich, el semanario der Spiegel reveló otro pecado de las autoridades alemanes. Según documentos oficiales del gobierno federal y del gobierno bávaro, el comando palestino recibió apoyo logístico de un grupo de neonazis. Peor aun, hubo un flujo enorme de información que alertaban sobre un inminente ataque terrorista, pero Bonn no le dio importancia.

Der Spiegel también descubrió, después de examinar varios miles de documentos desclasificados del gobierno alemán y del bávaro, que Bonn, para evitar nuevos ataques terroristas en territorio germano, invitó a uno de los organizadores del atentado a participar en un encuentro secreto con el entonces ministro de Asuntos Exteriores, Walter Scheel, destinada a establecer “una nueva base de confianza mutua.

La documentación señala que Bonn no exigió a los terroristas el abandono de la violencia, sino únicamente que se abstuvieran de llevar a cabo “acciones en territorio alemán”. Los palestinos, a cambio, pidieron el reconocimiento de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

06/Septiembre/2012 – 15.35hrs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: