Conozca a Lynette Pearce, la soldado que dio a luz en Afganistán

REINO UNIDO.

MUNDO.- ¿No lo sabía o se lo tenía callado? Sus superiores insisten en que no notaron nada extraño en ella, aparte de un cierto aumento de peso. Sus amigos (incluidos los 1.200 en su cuenta de Facebook) tampoco estaban al tanto y se llevaron la sorpresa. El caso que la soldado Lynette Pearce ingresó en la clínica del campamento Bastión en Afganistán el 18 de septiembre con fuertes dolores en el estómago y salió de allí con un bebé bajo el brazo.

Pearce nacida en Fiji hace 28 años, ex capitana de la selección nacional de fúbol femenino y alistada en el Regimiento Real de Artillería, la soldado dejó esta semana la zona de guerra y se encuentra actualmente en el hopistal John Radcliffe de Oxford, donde los pediatras atienden a su hijo prematuro, que nació cinco semanas antes de tiempo.

Pese al secretismo con el que el Ministerio de Defensa llevó el caso, el Daily Mail ha sido capaz de identificar a la futbolista, soldado y madre (por riguroso orden cronológico), que dio a luz tres días después del ataque de Talibán contra el campamento, en una acción dirigida contra otro soldado ilustre: el príncipe Enrique.

Las fotos de Lynette en zona de guerra, con su uniforme de camuflaje y su pelo revuelto, rivalizaban este domingo con las de la futbolista de camisa blanca, posando orgullosa con sus compañeras de la selección de Fiji, en su encuentro histórico con las selecciones de Australia y Tonga para las fases clasificatorias del mundial.

Estrella del equipo

Su entrenador en Fiji, Kamal Swamy, no dudó en identificarla al Daily Mail: “Esa es mi chica. Siempre tan entusiasta y energética… Me llevé una gran decepción cuando supe que se había dio de Fiji. Me enteré cuando estábamos reuniendo al equipo para los Juegos del Pacífico Sur”.

Lynette era la estrella del equipo. Jugaba de media-punta y destacó como goleadora en el equipo de los Nadi Jetsetters, líderes de la liga femenina de Fiji. La chica, nacida en el localidad de Nadi, había heredado al parecer las cualidades de su padre, policía, que seguramente influyó también en su decisión de emigrar a la capital del viejo imperio y alistarse en el ejército.

Por las Fiji volaron precisamente los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, en su viaje anacrónico por los Mares del Sur, días antes de que Lynette se pusiera de parto. Las islas lograron la independencia en 1970, pero pertenecen a la Commonwealth y siguen reconociendo a Isabel II como reina. El destino natural de la emigración local es Australia, pero se ve que Lynnete tenía ganas de acción y por eso eligió una país en guerra (432 soldados británicos han muerto en Afganistán en los últimos doce años).

Pese a las distancias, fue en Fiji donde primero supieron la identidad de la soldado parturienta. Susan Rao, al frente de otro equipo femenino de fútbol en las islas, recibió la noticia de su propia hija: “Las dos solían jugar juntas en el equipo nacional y eran muy amigas. Mi hija fue la que me dijo que Lynette había tenido un bebé mientras estaba destinada en Afganistán… Ella me enseñó la página en Facebook donde empezaron a llegarle mensajes de felicitación por su maternidad“.

Sus amigos en Facebook, que habían perdido casi el contacto con ella desde que fue destinada en marzo a Afganistán, intercambiaron mensajes para ver si alguien lo sabía. “Lynette estaba confusa porque estaba ganando peso a pesar de todo el ejercicio físico que hacía”, reconoce otro amigo al Daily Mail.

“Siempre fue una mujer muy deportiva y cuidaba mucho su aspecto físico. Ahora ya sabemos la razón, pero ella no tenía entonces ni idea. No sabemos siquiera quién puede ser el padre“.

Según el Ministerio de Defensa, Lynette pasó por rigurosas pruebas físicas -incluida una carrera de obstáculos de siete kilómetros- para ser declarada “apta para servir en zona de guerra”. Pese a haber ganado peso en los dos primeros meses de embarazo, nadie pareció apercibirse de que se encontraba en estado antes de partir. Hasta una semana antes del parto, Lynette había participado en labores de patrulla con su regimiento en la provincia de Helmand.

“El despliegue de mujeres embarazadas no forma parte de nuestra política”, informó escuetamente el Ministerio de Defensa, en el momento de reconocer el primer parto de una soldado británica en una zona de guerra y de precisar que 200 mujeres en servicio y embarazadas fueron mandadas de vuelta (y a tiempo) de sus misiones de guerra en Irak y Afganistán.

FUENTE: MUNDO.ES

24/Septiembre/2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: