Testimonio: María Helena perdió a sus 3 hijos en manos del hampa venezolana

TESTIMONIO.

AFP.-  “Me provocaba quemar el barrio”, dice María Elena Delgado, recordando la muerte del primero de tres hijos que perdió por la violencia en una barriada de Caracas, reflejo de la alta inseguridad en Venezuela y principal desafío para el próximo presidente que será electo el domingo. “Pero decía, Dios mío, violencia genera violencia, no puedo hacer esto porque mis hijos se van a meter en problemas”, agrega a la AFP María Helena Delgado, que ha vivido sus 57 años en el populoso barrio de Petare, donde su casa de ladrillo es una de las miles a medio construir, que apiñadas cubren los cerroS.

A Erasmo, de 15 años, lo usaron como “escudo en una riña entre malandros”. Un año después Norka, de 12 años, cayó con un bala perdida que le dio en la cabeza al cruzar la calle, y al tercero, Wilmer, de 40 años, un disparo le atravesó la cara durante un tiroteo antes de bajarse de un bus.

Y como si la muerte se ensañara con su familia, María Helena también perdió a un sobrino y a un nieto, en 2009 y 2010 respectivamente, cuando intentaron asaltarlos, cuenta esta madre de 15 hijos, ocho de los cuales de crianza, sentada en el único sillón de su pequeña casa.

La historia de María Helena es apenas una muestra de la violencia en las calles de Venezuela, donde se registró una tasa de 50 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2011, equivalente a 14.092 asesinatos, ubicando al país como el más violento en América del Sur, indican datos oficiales.

El drama se repite en otro extremo de la ciudad; otra madre vive el luto de perder a un hijo. La mujer lánguida y de tez morena, espera en silencio el cuerpo de Yosmel, de 16 años, en la puerta de la morgue de Bello Monte de la capital.

En Petare, tres o cuatro veces al día se registran muertes durante disputas entre “bandas por la venta de droga, armas o el poder en el barrio”, dice a la AFP un policía, Gualter Pereira, durante un patrullaje nocturno por este barrio que acompañó la AFP. Hacemos lo que podemos”, señala resignado Pereira, quejándose de que los “delincuentes tienen mejores armas” que los policías.

Cadáveres de víctimas de la violencia llegan a diario a la funeraria Virgen de la Luz de Petare, dice a la AFP su gerente Jose Zamora. Actualmente “atracan a una persona y porque no tiene dinero la matan, secuestran a una persona, cobran el rescate y matan a la persona. Es algo que no tiene una explicación lógica”, comenta Zamora, añadiendo que “mientras más desigualdad social más delincuencia”. Indica sin embargo que en su funeraria se velan principalmente “delincuentes” muertos a tiros.

Aunque en Venezuela no existe un conflicto armado o una guerra contra el narcotráfico, como en otros países de la región, estas muertes se registran a diario, la mayoría son crímenes con armas de fuego, según las autoridades.

Entre 9 y 15 millones de armas en manos de la población

Con 28,9 millones de habitantes, circulan por el país entre 9 y 15 millones de armas legales e ilegales, indican datos oficiales de 2009. Las armas se usan para resolver, María Helena Delgado asegura que en su barrio “hay bastante gente armada” y que ahora las usan prácticamente para resolver “todos los problemas”, sin lógica.

El presidente Hugo Chávez, que este domingo buscará ser reelecto, ha admitido que la violencia en el país es un problema “grave”. Precisamente, su rival en los comicios, el exgobernador Henrique Capriles, acusa al gobierno de haber sido incapaz de resolver el tema de la inseguridad en sus 14 años de gestión, por lo que advierte a los venezolanos que una reelección sería “más de lo mismo”.

El gobierno se defiende recordando que ha impulsado planes para combatir el crimen, como la creación de la policía nacional en 2009, operativos especiales de seguridad y una campaña de desarme, que arrancó el año pasado. Sin embargo, el director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño, cuestiona la efectividad de estos planes y considera que la situación va más allá del tema social. Según el experto, la clave está en una institucionalidad débil y la alta impunidad.

Se ha generalizado el uso de la violencia para “la resolución de conflictos normales en una comunidad, que no encuentra salidas jurídicas-institucionales”. “Lo que ocurre en Venezuela es que no ha existido una voluntad política que haga cumplir la ley”, indica.

La experiencia de la señora Delgado también es testimonio de esta impunidad. Tras los asesinatos de sus hijos, asegura que “hubo varios encarcelados, pero a todos los soltaron”. “Ahí hubo el poder del dinero: tu pagas y yo te suelto”, sentencia.

Briceño, considera que hacen falta “mensajes muy claros de que aquellos que falten a la ley van a ser sancionados” y critica el tono beligerante del discurso oficial, por ejemplo cuando Chávez “dice que esta es una revolución pacífica, pero armada”, lo que para él legitima entre la gente la vía agresiva.

FUENTE: EL CARABOBEÑO

03/Octubre/2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: