Todo es posible en la Liga afgana de fútbol, debe leer para creer

ACTUALIDAD.

El entusiasmo y el absurdo marcaron la Liga afgana de fútbol, una competición donde todo es posible.

¿Entrevistar a un jugador en pleno partido? ¿Abandonar las tribunas cuando aún falta por disputar el segundo tiempo? Todo es posible en la Liga afgana de fútbol, que se cerró esta semana tras un mes de múltiples situaciones cercanas al absurdo.

“Le daba efecto y color” a la transmisión televisiva, alegaría más tarde el reportero acerca de su inusual entrevista, al tiempo que aseguró haber hecho ya cosas similares en el pasado.

El incidente es sólo un ejemplo de las extrañas situaciones que se vienen dando en la breve Liga afgana que se inició hace un mes y concluyó con la victoria del Tufan Harirod en la final jugada en Kabul. Unos 5.000 espectadores colmaron el flamante estadio recién construido. Ocho equipos se enfrentaron por un premio de 15.000 dólares para el ganador.

Los jugadores fueron seleccionados en las ocho regiones en que está dividido el país para participar en Maidan-e-Sabz (Campo verde), un reality-show futbolero de mucha popularidad en la televisión afgana.

Los jugadores seleccionados en el “casting” de futbolistas se concentraron en Kabul, donde se los sometió a sesiones de entrenamiento y puesta a punto para los partidos.

La Liga de fútbol fue un alivio muy bien recibido en un país en el que la violencia y los ataques suicidas son diarios y los sitios de entretenimiento se limitan a unos pocos parques y mirar la televisión.

El entusiasmo fue visible. Los aficionados llegaron a cada partido bien pertrechados con las banderas y símbolos de sus clubes y enseñas afganas. Impensable hace poco más de una década. El régimen talibán, que cayó en 2001, permitía los partidos de fútbol, pero los aderezaba con ejecuciones públicas en el campo de juego durante el entretiempo.

Del fútbol afgano sólo se habló en los últimos tiempos por las repetidas deserciones de jugadores que optaban por continuar su carrera en Occidente. Todo indica que aún hay bastante margen por delante para que los afganos aprendan a disfrutar del fútbol.

Los espectadores no tienen idea de qué equipos juegan, qué sucede en el campo de juego, quién marca o quién cometió una falta”, admite Sayed Resa Hosseini, periodista deportivo. Y tiene razón, a la vista de lo que sucedió en un partido cuando el árbitro marcó con el silbato el final del primer tiempo: una gran parte de los espectadores abandonó el estadio.

“Pensaban que el partido había terminado. No sabían que un partido de fútbol profesional está dividido en dos tiempos”, explicó un fotógrafo testigo del momento. Al darse cuenta del error, los espectadores necesitaron una buena dosis de tiempo y persuasión para convencer al control de entradas de que no debían comprar nuevos boletos.

FUENTE: EL MUNDO DE ESPAÑA / Subel Bhandari (dpa)

20/Octubre/2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: