Entrevista al ex embajador Milos Alcalay: “En Venezuela no se respetaron los DDHH, por eso renuncié”

ENTREVISTA.

Por Mariangel Ardile.

Con el olor de la lluvia y la invitación a una taza de café, el equipo de Factor Internacional llega al lugar previsto para conocer de la mano del Ex Embajador Venezolano Milos Alcalay, el rumbo que podría tomar la diplomacia venezolana en estos próximos seis años.

Milos Alcalay, hombre de diplomacia que ha ejercido como Embajador de Brasil, Embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, representante del Parlamento Latinoamericano ante el Parlamento Europeo, entre otros. Con gran cortesía nos invita a perdernos en historias políticas y otras no tan políticas que componen la realidad del país. Justamente días después de una elección presidencial que dejó un mal sabor de boca para muchos y agradable jubilo para otros.

Tengo entendido que realizó un viaje a Bruselas, Cuéntenos sobre ese viaje.

El parlamento europeo en sus relaciones con América Latina y Venezuela, ha puesto siempre mucho interés en los tratados internacionales que han vinculado a la República. Han llevado en el pasado temas como el de las inhabilitaciones políticas, como el caso de Leopoldo López, la detención de presos políticos, el caso del ex candidato presidencial Oswaldo Álvarez Paz o el de la detención y  la forma como ha sido tratada la jueza María Lourdes Afiuni.

Esta última oportunidad se trató el cierre hace 5 años de uno de los canales de televisión más importantes en Venezuela, Radio Caracas Televisión (RCTV).

Nos invitaron y estaba Marciel Granier como presidente de Radio Caracas Televisión y una ONG francesa que ha venido ayudando a periodistas del gobierno y de la oposición en Venezuela y América Latina. Invitaron también a Teodoro Petkoff, quien no pudo ir, pero envió un mensaje. Se invitó al Embajador de Venezuela para que se presentara y expusiera la posición oficial. El Embajador no se presentó, mandó una nota diplomática de protesta, pues era imposible que se tocara el tema de Radio Caracas Televisión, indicando que Venezuela es el país más libre y democrático del mundo.

Entonces trató de postergarlo por las elecciones del 7 de octubre, pero los parlamentarios, como eso se divide por grupos políticos, tanto los demócratas cristianos, populares, liberales, socialistas y verdes ecologistas, votaron porque se escuchara la audiencia sobre la situación del cierre de RCTV.

Marciel Granier tuvo una exposición brillante sobre las bases, no solamente jurídicas y las llevadas por las Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Comisión de Derechos Humano, sino de las bases constitucionales de la libertad de prensa, la libertad de expresión, las posibilidades y la forma que ha sido llevado el caso. 

Yo creo que ésta es una de las situaciones en las cuales el gobierno después de las elecciones afirmaba que era necesario el dialogo a nivel nacional y ofreció hacer un gobierno de la unidad, pues no se puede hacer un gobierno de unidad nacional si se cree que solamente el ejecutivo es el gobierno de la unanimidad.

“No se puede hacer un gobierno de unidad nacional si se cree que solamente el ejecutivo es el gobierno de la unanimidad.”

El diálogo no es monologo, el diálogo es cumplir las bases de la constitución, donde se pueda escuchar al otro, no imponer al otro un criterio. Ahí es donde entra en nuestra constitución todo lo que tiene que ver con los derechos humanos, con  la democracia, la Clausula Democrática, la Carta Democrática Interamericana. Todo lo que son los compromisos internacionales suscritos por Venezuela. El respeto a las instituciones que demuestran pluralidad y que el país no es la mitad, sino en su esencia la unidad de una nación.

Usted como embajador, es un hombre que ha viajado por muchos países, ¿Cómo es recibida la diplomacia de Chávez a nivel mundial?

Yo he sido diplomático en 9 gobiernos y he sido también Embajador del presidente Chávez, Embajador en Brasil y en las Naciones Unidas y con un gran entusiasmo debo decirte, al igual que la comunidad internacional, muchos veíamos la importancia de un mensaje que en 1998  el candidato Chávez presentó como la búsqueda de un cambio a la democracia. Fortalecer la justicia social, acabar con la pobreza, eliminar la corrupción. Eliminar todas las trabas que un país rico en petróleo como Venezuela, vivía en una situación de pobreza alarmante.

Es un contexto en el cual yo personalmente estuve de acuerdo al igual que millones de venezolanos.

Diría que uno de los grandes aportes del Chávez del 98, fue la diplomacia de Estado en la cual lo vimos con un papel muy relevante, no solo a nivel bilateral con presidentes como Fernando Henrique Cardozo, a quien hoy critica. 

A lo mejor Obama sí quiere ver a Chávez, pero le dirán los expertos, ¿Cómo lo vas a ver si hace poco te llamo asesino?”

Las Naciones Unidas hablaba de la Venezuela de paz,  del dialogo, siempre con una línea definida en las áreas de justicia social, compromiso con los pobres. Chávez habló con el Reino Unido, visitó al Papa, a la Reina, habló con los europeos, trato de establecer contacto con los Estados Unidos, lamentablemente su misma contradicción inicial, de una dialéctica de confrontación hizo que un día hablaba bien y otro día hablaba mal. Ahí no es el presidente que decide, sino que debes cumplir con una serie de mecanismos.

Él inicio una diplomacia con diferencia, bienvenida sea, cada país tiene sus intereses económicos, políticos. Además, era visto con mucho respeto a nivel internacional por la búsqueda de caminos que propuso en las Naciones Unidas. Eso caía muy bien en un presidente, definido al cambio, pero  en democracia.

¿Cuándo se evidencia un cambio en la diplomacia de Chávez? ¿Usted qué reacción tuvo?

Cuando la diplomacia de Estado cayó en una diplomacia de gobierno, yo seguí con el presidente a pesar de plantear muchas críticas. 

“No hay gobierno en el mundo que le guste las críticas, pero tiene que aceptarlo y tener  receptividad. “

Yo decía, bueno, el gobierno puede no estar de acuerdo con los intereses de los empresarios, pero el Estado si debe escuchar a los empresarios, sus intereses, sus críticas.

En el 2004, me tocaba ir como Embajador a Londres y fue cuando renuncié porque cambian tres elementos sagrados en la diplomacia, precisamente los que me acercaban a la diplomacia de Chávez y de otros gobiernos, tales como: Los Derechos Humanos (DDHH), la Democracia y la Diplomacia.

El 27 de febrero de 2004, yo le llamo el “Caracazo dos” por las coincidencias de fechas, había una cumbre del grupo de los 15, en las que manifestantes civiles fueron hasta el Hotel Hilton, en aquel momento, para entregarle una carta al presidente Kirchner y Lula, pidiendo el Referéndum revocatorio, recibiendo como respuesta el Plan Ávila, aplicado en el Caracazo, en la forma más brutal y violentos contra mujeres y niños. ¡Eso me traumatizó! Hubo violación de los Derechos Humanos.

“Un presidente que quiere jugar a las grandes ligas, tiene que saber por lo menos quienes son sus jugadores

Al día siguiente, el señor Jorge Rodríguez, jefe de campaña y presiente del CNE una vez más le exigió las firmas planas, con fotografía, con carnet, con huellas, para saber quién osaba a pedirle el referéndum revocatorio. Luego el presidente aparece en la noche y dice: ¡Vamos a saber quién firmó, quién se atreve a sacarme!

Yo vi que aquí no había ni DDHH, ni democracia, por eso renuncié porque no puedo hablar de dialogo, de paz y al mismo tiempo hablar con insultos a EEUU o Canadá, humillando a otros que no piensan igual.

La diplomacia venezolana ha caído en un área donde nosotros no tenemos por qué meternos. No veo el por qué ir generando esa polarización en Venezuela, al igual que lo ha hecho en otros aspectos, una Venezuela dividida.

La diplomacia debe obedecer a los intereses de Venezuela y no a los intereses de Cuba, Irán o de otros países. Yo veía con mucha esperanza ese llamado a un gobierno de unidad nacional, un gobierno al diálogo, muy bien, dije, esa es una solución que ayudaría a Venezuela a que nuevamente sea bien vista, reuniéndose con profesionales sin la línea ideológica.

Quienes asesoran a Hugo Chávez para entrar a Mercosur no somos los venezolanos sino empresarios brasileños, no es lógico. Chávez o quien sea, debe representar los intereses de Venezuela, no de Brasil, Ecuador, Panamá o Nicaragua. 

¿Cómo se proyecta Venezuela en los próximos 6 años?

Yo veo con gran preocupación los siguientes aspectos: la radicalización, por la tendencia cada vez más aislacionista del país, pues se ha cambiado la visión de Estado por una visión idealista lógica de partido, si esto se radicaliza más, bueno vamos a ir orientándonos a un aislamiento mayor.

También está la dependencia a la importación. No hay una planificación de Estado con un Ministerio, sino con Petróleos de Venezuela.

“Si Capriles hubiese ganado, China hubiese tenido buenas reacciones, igual que lo hubiese hecho Dilma Rouseff.”

Los chinos a diferencia de nosotros, que no le cobramos a Cuba, ellos si nos van a cobrar con petróleo. Y al mandar de lo que nosotros ya comimos el pago del petróleo, no vamos a tener recursos para enfrentar los próximos seis años la solución en inversiones de petróleo, en industrias básicas o en las áreas sociales, que es tan importante cumplir en cuanto lo que se ha ofrecido.

En la educación ha hecho mucho el gobierno, es verdad, pero en un mundo tan competitivo como el de hoy, se deben tener a los mejores profesionales. Nosotros formamos en tiempo record a profesionales universitarios que no siempre están preparados, no por culpa de ellos sino porque ha habido una especie de proletarización de los títulos. No es malo crear una universidad para todos, pero lo que si es necesario, es formar profesionales con excelencia.

¿Y Esas personas que estudian diplomacia, están preparados y no se les da la oportunidad?

La cancillería necesita profesionalizarse aún más, se  ha desprofesionalizado, ha caído en la diplomacia ideológica. Se ha acabado con los profesionales que teníamos.

Yo reconozco que tenemos una universidad que ha formado unos internacionalistas preparados, de alto nivel porque han estudiado, no porque están involucrados condicionalmente a un partido.

“El arte de gobernar es tenerlo como enemigo ideológico y no como de Estado.”

Nosotros tenemos hoy en el exterior millones de jóvenes que están ayudando a China, Canadá, Australia, entre otros y son excelentes profesionales que podrían estar aquí. Que no han encontrado éxito aquí, aunque sí lo han hecho afuera.

Si el presidente Chávez no comprende que su compromiso fundamental es tratar de unir a Venezuela y no de gobernar para media Venezuela, nosotros no vamos a salir de esa radicalización y cuando uno no obtiene respuestas técnicas opta por las ideológicas.

El próximo año se prevé la salida oficial de Venezuela ante la CIDH ¿Eso es posible?. En caso de serlo ¿A dónde podría acudir algún ciudadano que sienta vulnerados sus DDHH?

“Insulza se lo dijo: para usted salir de la CIDH debe renunciar a la OEA, ¿Va a renunciar a la OEA?  ¿Se va a poner como Cuba?

Él puede decir renunció. Tiene un año para que se ejecute la renuncia, mientras, todas las demandas pueden venir, de aquí al 17 de julio, pero después de eso no será en base a la CIDH sino con la Convención Interamericana de los DDHH, o la Carta de la OEA o los Acuerdos Internacionales.

Chávez por más que trate de eludir sus compromisos en materia de DDHH, es imposible salirse. Él puede hacer como hasta ahora, que no ha cumplido una sola de las sentencias, sin embargo las ONG seguirán denunciando, a lo mejor no tendrán los mecanismos jurídicos, pero tienen la boca, tienen la opinión pública, los Parlamentos.

Si Venezuela sigue violando los DDHH, a lo mejor Rusia se verá obligada a no darle crédito, la Unión Europea no hará acuerdos con ésta por tener presos políticos.

Hay muchos mecanismos que actuarían si Venezuela mañana dice: voy a poner preso a Capriles porque es candidato a gobernador o voy a cerrar Globovisión. Eso tiene repercusión, con o sin CIDH.

Hoy, el tema de los DDHH no es solamente de la Constitución Bolivariana de Venezuela, que es una de las constituciones desde el punto de vista del texto, más avanzada, porque pone por encima de los tribunales judiciales y por encima de la constitución, todas las normas de los DDHH, por su importancia en el mundo.

No se puede salir de los compromisos internacionales aunque se salga de la CIDH, porque Venezuela para entrar a Mercosur tiene que cumplir con la Cláusula Democrática de los Derechos Humanos del Protocolo de Versalles; puede no cumplirla, pero está violando un tratado internacional y mañana, como hoy es Paraguay, Venezuela puede hacer cambio de régimen. Pasado mañana puede haber un cambio de gobierno en Brasil o en Argentina. No hay gobierno eterno. Esos presidentes que creen que van a ser eternos están muy equivocados.

“El mundo hoy en día depende tanto de la CIDH y en América latina es imposible salirse de los compromisos, porque no solo es jurídico, es algo más que eso. Es un compromiso ético y político.”

De acuerdo a lo que indica, Chávez estaría llevando a Venezuela a un solo camino: Una diplomacia fracturada donde se presente un país sin respeto a los DDHH.

Venezuela va hacia un Estado fallido. Un Estado que además de no cumplir con los DDHH, con las cuestiones del narcotráfico, no cumple cuando expropia, pero sí tolera una serie de vagabunderías. Eso es un camino ideológico que incluso tiene gente mal preparada, insisto en eso.

Nosotros tenemos 14 años en la ONU, en vez de mejorar a los funcionarios diplomáticos hemos ido colocando a funcionarios locales que saltan en poco tiempo a Embajadores, como el Embajador de Brasil o el Ministro de Turismo, que salto de tercer secretario a Consejero, Embajador, Vicecanciller y de ahí a Ministro. No tengo nada contra los jóvenes, yo fui diplomático desde muy joven. Esa es gente muy capaz, pero se te sube a la cabeza el humo del poder y no el humo de la sabiduría.

Cuba tiene una visión ideológica, pero los diplomáticos de Cuba están muy bien preparados. Brasil ha hecho un esfuerzo extraordinario por mejorar la política de los indígenas a pesar de ser acusada de faltar a los DDHH de estos, pero no despotrica contra gente del imperio, sino que lleva profesionales ante Insulza con respeto, de una forma jurídica.

Es decir, ¿En Venezuela se le otorga un puesto a alguien solo porque “le caíste bien…”?

Es así, aquí vemos al revés, aquí es la pirámide invertida donde no es lo que los profesionales sugieran, sino lo que una persona indique.

Una nueva ley eliminó los concursos de ascenso, cuando comenzaron a ver que los cargos diplomáticos lo ejercían profesionales y no precisamente asociados al gobierno o al partido político que lo representa.  Antes, a medida que ibas ganándotelo, ibas escalando, pues ahora el presidente puede nombrar al portero de Embajador, si así lo quiere. Eso da como resultado una mala representación de funcionarios diplomáticos.

Ahora que Chávez ha ganado la presidencia mediante un proceso democrático, ¿Cómo se relaciona el escenario de un RCTV cerrado y la mayoría de medios bajo la administración del Estado?

Existe actualmente una visión absolutamente parcializada. La única forma de frenar los insultos y el manejo de la información, es dándole oportunidad a los otros canales de hacerlo saber.

“Si RCTV tenía tanta audiencia, algo tendría que tener.”

¿Por qué no se le renovó la concesión a RCTV y no a otros canales? Porque sabemos que hay razones políticas.

Eso no es un problema de Burguesía, son actores, profesionales de luz, de cámara, de maquillaje, que evidentemente tienen sus intereses editoriales, entonces no puedes acabarlos porque entre otras cosas, la misma Constitución Venezolana y los acuerdos internacionales te obligan a  ser tolerante con esos mecanismos de libertad.

Puedes cerrarlo, eso se cerró hace 5 años, pero corres que el riesgo que el parlamento te lo recuerde, la Sociedad Interamericana de Prensa te lo diga.

“Creo que la prepotencia del poder es el peor mecanismo que hay para un gobierno, puede ser que dure, pero un gobernante autócrata, no precisamente Chávez, se llena al hacer lo que le da la gana, eso es muy sabroso, pero ¿ese es el arte de gobernar? Yo creo que no.”

Se puede decir que las consecuencias de todo esto recae sobre los jóvenes, quienes mayormente fueron los que se sumaron a votar este 7O.

Los jóvenes son los que más sufren porque ya uno se ha formado, pero robarle la esperanza a un joven es difícil. A mi me invitan los jóvenes a eventos de relaciones internacionales y yo veo el nivel de preparación que tienen, hayan estudiado donde hayan estudiado, yo me sentiría honrado y orgulloso de tener a estos chicos trabajando conmigo, pero esos no tiene cabida en la cancillería porque lo primero que le van a preguntar es, ¿Qué opina usted sobre Irán?; si titubeas en su contra, no tienes el puesto.

Desde el punto de vista personal, en relación a las comparaciones con el comunismo cubano, ¿qué cree usted que le espera a Venezuela en estos 6 años?     

Yo tenía mucha esperanza. Me parece que el presidente Chávez es un hombre muy inteligente. Es como una esponja que capta la realidad, lo que pasa es que no es solamente captarla sino querer captarla.

Él tiene una gran admiración por los Castros, pero tuvo un momento de flaqueza el domingo de las elecciones cuando dijo: “vamos hacer un gobierno de unidad nacional, vamos al dialogo, vamos a respetar a Capriles” y agarró el teléfono y lo llamó, ya no lo llamó “majunche”.

Dije: ¡Caramba! Eso es una maravilla, ¿qué pasó ahí? Vamos a buscar una situación que gane Venezuela, pero por supuesto que es el jefe de Estado quien fija la diplomacia, la Constitución así lo establece, pero es buscar los intereses de Estado y si Chávez en algún momento determinado decide abrirle las puertas a los empresarios, a los ganaderos y no sigue insultando a Mendoza, eso no lo veo imposible desde el punto de vista humano de Chávez, pero desde el punto de vista ideológico, sí lo veo.

“Se siente lanzado a apoyar a cuba y si seguimos ese modelo, vamos mal.”

A pesar los millones y millones de dólares que entran, cuando viajas por países de América latina más pobres sin tanto ingreso, ves como van mejorando, mientras que nosotros vamos para atrás como el cangrejo. Tú ves a la gente en Cuba muy pobre, la vestimenta, las casas, su forma de vida, gente tan capaz que el sistema ha ido hacia un empobrecimiento.

“El socialismo del siglo XXI yo no diría que lo lleva hacia un solo punto, sino que diría que decrece.”

El socialismo del siglo XXI sino le das calidad de vida, das DDHH, sino fortaleces la democracia; no es un socialismo del siglo XXI, es una autocracia del siglo XIX, como la época de Cipriano Castro, claro, no voy a negar los avances que se han hecho.

¿Ha mejorado en comparación a la Venezuela de 1960? Sí, pero es algo difícil de detener, aparte que es mentira que antes se mataba porque no había dialogo, no es verdad. El discurso ha cambiado. Él no es el único con ideales de mejorar las diferentes situaciones en el mundo. Es el signo de los tiempos.

Y estoy seguro que de haber ganado el señor Capriles, esa pobreza se hubiese evidenciando más en mejor salud, mejor educación, más vivienda, porque hay que incorporar gente nueva. Dentro de 6 años era importante cambiar a Capriles, alguien más joven o un equipo distinto.

¿Muchos años en el poder hacen daño?

Es así. Yo estaba de acuerdo con el cambio de democracia, que luego se convirtió en revolución, en autocracia. ¡Todo depende de Chávez!

Las propuestas que solicitó Chávez a Capriles, ¿Cree usted que sean señal de dialogo?

Pedirlo me pareció excelente, pero en la conferencia de prensa cuando dijo que le mandara los papeles y ya vería que haría con ellos, no me pareció. Mientras Capriles sí le respondió muy bien.

El problema no es que yo lo mandé, lo archive y lo bote, sino el dialogo y no el monologo. Uno no puede equivocarse en decir lo que uno piensa.

“La Venezuela que viene será muy dura, el colapso institucional le va a ocasionar al propio gobierno el tratar de resolver el mismo problema que él mismo ha creado. Es como un bumerán.”

Mucha gente se siente desilusionada por la actuación de Capriles y el reconocimiento a los resultados, ¿Usted qué cree?

Esa es una estrategia que tomó Capriles. Si tu tienes un CNE que no es asimétrico como dicen, tienes reglas a las que te tienes que enfrentar y te ponen trabas, no tienes los recursos de Estado, pues debes decir en un momento determinado: “Señores yo perdí”. Si por el contrario también el presidente dice que esto ha sido la democracia perfecta, el mejor sistema electoral del mundo. Esta bien, yo reconozco que ganaste, pero no nos caigamos a mentiras, aquí hay una serie de hechos irregulares.

Lo importante en este momento es tratar de crear en el país una confianza. Construir una confianza de parte y parte para que Venezuela pueda finalmente reunirse y trabajar en unión.

 03/Noviembre/2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: