A Cristina no le hizo ni “Coquito” el multitudinario Cacerolazo argentino

ARGENTINA.

Poco antes de que 30.000 personas se manifestaran junto a su residencia oficial, la presidenta argentina confirmó su ausencia de la Cumbre de Cádiz por el «jet lag».

ABC / CARMEN DE CARLOS.

El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner no tiene intención de acusar recibo de la monumental manifestación, a golpe de cacerola, que se extendió por todo el país y, con dimensiones extraordinarias, en Buenos Aires.

El silencio oficial de la presidenta se interpreta a través de sus ministros y de los principales espadas del kirchnerismo.

El vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, sostuvo que «podrán salir con las cacerolas que quieran, pero no van a poder» cambiar la política del Gobierno.

Anibal Fernández, senador y exministro deNéstor Kirchner y de Cristina Fernández, dijo: «No entiendo de qué hay que tomar nota… No logro comprender el mensaje… La protesta ni me quitó el sueño ayer ni me lo quita hoy».

El socialista Hermes Binner, segundo candidato más votado en las elecciones de hace un año en las que la presidenta logró más del 54 por ciento de los votos, pareció comprender el fenómeno del 8N, como se bautizó la imponente manifestación organizada desde las redes sociales. Binner calificó de «marea humana muy impresionante» las movilizaciones e instó al Ejecutivo a «escuchar a la gente» que pedía«respeto a la Constitución», se quejaba de la «inseguridad» y exigía «no robar».

Según datos oficiales, solo en Buenos Aires se movilizaron unassetecientas mil personas. En los alrededores de la Quinta de Olivos, residencia privada de la presidenta, se agolparon, a juicio de la Policía,treinta mil manifestantes mientras la presidenta permanecía en sus dependencias.

Horas antes se conoció un comunicado de la Casa Rosada donde se confirmaba oficialmente la ausencia de la jefa del Estado de la Cumbre Iberoamericana de Cádiz, por sugerencia de sus médicos. Éstos consideran que no es recomendable un viaje tan largo por los efectos del «jet lag» y porque en fechas posteriores la presidenta debe viajar a Lima y Brasilia a cumbres de Unasur y Mercosur.

D Jujuy a Tierra del Fuego

El cacerolazo nacional sonó de Jujuy a Tierra del Fuego, esto es, de norte a sur de Argentina. La protesta, en resumen, expresaba el malestar social por la inflación, por los intentos de un sector del oficialismo de cambiar la Constitución para que Fernández puede acceder a un tercer mandato, por los controles de cambio, por lainseguridad y por una forma de gobierno que interpretan como unabuso de poder permanente y atropello a los poderes del Estado. Un cartel lo ilustraba con esta frase: «Cristina, si me tuvieras en cuenta no estaría acá. Soy el 46 por ciento» (que no la votó).

10/Noviembre/2012.

FUENTE: www.abc.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: