Los 5 episodios de mayor horror en la Humanidad

ESPECIAL.

Entrados en el siglo XXI, tras miles de años de “convivencia”, seguimos con la misma problemática que hace 30.000 años: Las ansias de exterminación y conquista de las poblaciones más débiles. Por Genocidio entendemos a los actos cometidos con la intención de destruir parcial o totalmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso. El Genocidio no implica necesariamente la destrucción de una nación, excepto cuando se consigue a través de de asesinatos en masa de todos los miembros de una nación. En realidad, la palabra designa un plan coordinado de diversas acciones cuyo objetivo principal es acabar a grupos determinados. A continuación una lista de los 5 genocidios más atroces de la historia.

Las Cruzadas.

Entre 1096 y 1444 la Europa católica lanzó múltiples expediciones armadas denominadas cruzadas contra los musulmanes pero también contra los cristianos orientales, rusos y bizantinos, contra el movimiento de los cátaros en el sur de Francia y los judíos.

EL HOLOCAUSTO DE LOS JUDÍOS (1933-1945).

El Holocausto fue la persecución y el asesinato sistemático burocráticamente organizado de aproximadamente seis millones de judíos por el gobierno nazi y sus colaboradores. “Holocausto” es una palabra de origen griega, que significa “sacrificio por fuego.” Los nazis, que tomaron el poder en Alemania en enero de 1933, creían que los alemanes eran una “raza superior” y que los judíos, considerados “inferiores”, no merecían vivir. Durante el Holocausto, los nazis también tuvieron en su mira a otros grupos por razón de su percibida “inferioridad racial”: los gitanos, los discapacitados, y algunos grupos eslavos (polacos, rusos, y otros). Otros grupos fueron perseguidos por razones políticas, religiosas o de orientación sexual: comunistas, socialistas, testigos de Jehová y homosexuales. En 1933, la población judía de Europa pasaba de nueve millones. La mayoría de los judíos europeos vivían en países que Alemania ocuparía o dominaría durante la Segunda Guerra Mundial. Para 1945, dos de cada tres judíos europeos habían sido ejecutados como parte de la llamada “Solución Final” de los nazis – el asesinato de los judíos de Europa. Aunque los judíos fueron las víctimas principales del racismo nazi, entre sus otras víctimas se cuentan decenas de miles de gitanos.
Más de doscientos mil incapacitados (física o mentalmente) fueron asesinados en el “Programa de Eutanasia”. Con la expansión de la tiranía nazi sobre Europa, millones de otras personas fueron perseguidas y ejecutadas. Más de tres millones de prisioneros de guerra soviéticos fueron asesinados o murieron de hambre, enfermedad, descuido, o maltrato. Aun antes de que la guerra estallara en 1939, los nazis crearon campos de concentración para encarcelar judíos, gitanos, otras victimas de su odio étnico y racial, y oponentes políticos del nazismo. Durante la guerra, los nazis y sus colaboradores crearon ghettos, campos de detención temporaria, y campos de trabajos forzados. Después de la invasión nazi de la Unión Soviética en junio de 1941, Einsatzgruppen (equipos móviles de matanza) cometieron asesinatos masivos de los judíos, romas y oficiales del estado soviético y del partido comunista ruso. Más de un millón de hombres, mujeres y niños judíos fueron asesinados por estos equipos.

El infierno de Camboya, Pol Pot

En Camboya tuvo lugar el experimento de ingeniería social más atrevido y radical de todos los tiempos, orquestado por el radical comunista Pol Pot. En solo tres años y ocho meses, sembró de cadáveres el país: más de dos millones de muertos para una población total de ocho millones. Pin Yatay, superviviente, nos cuenta: “no había cárceles, ni tribunales, ni universidades, ni institutos, ni moneda, ni deporte, ni distracciones… En una jornada de veinticuatro horas no se toleraba ningún tiempo muerto. La vida cotidiana se dividía del modo siguiente: doce horas de trabajo físico, dos horas para comer, tres para el descanso y la educación, siete horas de sueño. Estábamos en un inmenso campo de concentración. Ya no había justicia”. La planificación central y el desprecio por la técnica destruyeron la hasta entonces siempre próspera cosecha arrocera camboyana. El hambre era inevitable y, con él, la deshumanización y el sometimiento al gobierno.
El canibalismo se convirtió en costumbre. La familia era considerada una forma de resistencia natural al poder absoluto del Partido, que debía llevar al individuo a una dependencia total del Estado. Por tanto, las familias eran separadas y la autoridad paterna castigada: la educación era responsabilidad exclusiva del gobierno. Los sentimientos humanos eran despreciados y considerados un pecado de individualismo. Al intentar ayudar a una vecina, un vecino camboyano se ganó esta reprimenda: “No es su deber ayudarla, al contrario, esto demuestra que todavía tiene usted piedad y sentimientos de amistad. Hay que renunciar a esos sentimientos y extirpar de su mente las inclinaciones individualistas”. Más de un tercio de la población de Camboya fue exterminada.

La masacre de Ruanda

En Ruanda dos etnias abrigaban sentimientos de enemistad. Los hutus componían el 85% de la población y los tutsis representaban el 12%. El recelo entre los dos grupos surgió en 1962 cuando los hutus tomaron el poder después de la muerte del rey tutsi. Debido a eso, unos 130.000 tutsis tuvieron que abandonar su país. En 1994, el gobierno del hutu Juvenal Habryrimana temía una invasión de los tutsis antes exiliados. El poder hutu entonces organizó una gran matanza. Distribuyó machetes y azadas para perpetrar un vendaval frenético de asesinatos y quemas de casas de los tutsis. La comunidad internacional observó los hechos desde la distancia y la indiferencia. En el país africano no había grandes riquezas en oro, petróleo o algún otro preciado recurso natural, que despertara el interés de las naciones poderosas en intervenir para contener la avalancha de muerte. Armados con garrotes, azadas y machetes, en una campaña que duró sólo 100 días, 800.000 ciudadanos fallecieron según las cifras estudiadas por la ONU. El genocidio terminó cuando los tutsis ,al mando de Paul Kagame, lograron tomar la capital, Kigali. Cuando vieron lo que había sucedido comenzaron a perseguir a los genocidas (mataron al menos a 25.000) y muchos de ellos huyeron con sus familias al vecino Congo, entonces llamado Zaire. En total, un millón -aproximadamente- de personas fueron exterminadas con los mas bárbaros métodos en una contienda sin igual, donde los medios de comunicación y los gobiernos del primer mundo no hicieron nada hasta terminada la guerra cuyas heridas siguen abiertas a día de hoy.

El genocidio Kurdo

Uno de los genocidios más recientes es el del pueblo Kurdo que conforma la nación más grande del mundo sin una patria reconocida. Herederos de los medos, esta etnia indoirania fue empujada, como otros pueblos indoeuropeos, a abandonar Europa Central y, desplazándose hacia el sureste, se asentó en Turquía, Irán, Iraq, Siria, Georgia y Armenia. Han sufrido el ataque constante de Turquía e Irak. El genocidio kurdo tiene datos variados. Sólo en un día, el 17 de marzo de 1988, en la ciudad de Halabja, murieron asesinados cinco mil kurdos, en su mayoría niños que se preparaban para ir a la escuela, bajo un ataque sorpresa con aviones del régimen de Hussein cedidos por Francia y la URSS y armas químicas de gas mostaza donadas por Alemania. La España socialista de Felipe González se encargó de venderle únicamente armamento convencional.
Entre 1981 y 1984, cuarenta mil prisioneros kurdos fueron torturados y asesinados bajo las órdenes de Saddam Hussein ya que se negaron a renunciar a su identidad. Asimismo, las reseñas oficiales datan en cien mil los muertos kurdos en manos de las fuerzas militares de Saddam Hussein. Los muertos civiles durante el régimen de Hussein son incalculables. Muchos fueron torturados hasta morir. Tenían formas tan atroces de ejecutar a disidentes iraquíes como colocarles 100 gramos de explosivos en el estómago para después hacerles explotar por los aires. Las cifras de muertos pueden rondar los sesenta mil si excluimos a los cien mil desaparecidos. En total casi 2 millones de kurdos exterminados.
12/Noviembre/2012.
FUENTE: http://www.organizacionislam.org.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: