Mujer fue secuestrada, violada y alimentada con comida para perros en Argentina

ARGENTINA.

Una periodista y su pareja fueron detenidos acusados de mantener cautiva a una mujer durante más de 3 meses. El caso tiene detalles espeluznantes: la víctima fue vejada y hasta alimentada con comida para mascotas; tiempo atrás había sido entrevistada por su captora. El relato del infierno en primera persona y las hipótesis de los investigadores.

Coronel Suárez, de 40.000 habitantes y ubicado a 175 kilómetros de Bahía Blanca, aún no sale del asombro: en las últimas horas estalló un caso que incluye a una conocida periodista local, un secuestro, abuso sexual y torturas propias de los peores momentos de la Argentina. 

La periodista Alicia Estefanía Heit (29 años) y su pareja, Jesús Olivera, fueron detenidos acusados de secuestrar a Sonia Molina, de 33 años, una mujer que estuvo desaparecida 3 meses, durante los cuales bajó 25 kilos. Ahora se encuentra internada con un severo cuadro de desnutrición

El caso salió a la luz luego de que la mujer lograra escaparse del cautiverio y solicitara asistencia médica. Los investigadores informaron que Sonia aprovechó un descuido de la pareja para dejar la casa en la que vivió los peores días de su vida. 

Anoche, en un contacto con el intendente local, Ricardo Moccero, la víctima relató parte del calvario que atravesó. «Estaba en un pasillo, atada con bolsas, cosa de que si se movía y hacía ruido, ellos la escuchaban. En definitiva, después de todas las cosas que le hicieron, Sonia perdió 25 kilos; está quemada con un cigarrillo en las manos, está golpeada por todos lados…», relató el mandatario. 

Al ser consultado sobre las hipótesis que manejan los investigadores, el intendente aseguró que podría haber “una mezcla de todo”. “Creo que estaba todo planeado para hacerle vender la casa y quedarse con el dinero, pero después hay una actitud de psicópataperversa; fue como una película de terrorla golpearon, la quemaron, la violaron, le dieron de tomar agua mezclada con excremento de perros”, contó.

El parte médico de los doctores que evaluaron a Sonia informó que el examen físico realizado a la mujer arrojó “múltiples hematomas corporales diseminados en cabeza, cuello, tórax, abdomen y miembros con edema significativo sin traducción radiológica en pie izquierdo (partes blandas)”.

Además, hallaron “lesiones en dorsos de manos y pies compatibles con quemaduras por cigarrillo” y un “leve edema genital externo”.

Cómo comenzó todo

En septiembre, la periodista acusada le hizo una nota a Sonia Marisol Molina. En la charla, la mujer que fue secuestrada y violada confesó que fue víctima de abuso infantil y dio claros signos de ser una persona atormentada. 

En su programa llamado «Si querés, podés«, de Radio Coronel Suárez, en el que habitualmente se abordaba la violencia de género, la periodista habló durante más de media hora con Sonia. 

La comunicadora le pidió a su víctima que contara su historia de vida: Sonia habló de la pobreza y confesó que fue vejada durante su niñez y parte de su adolescencia. 

«Sufrí abuso desde los 5 años hasta los 14, sin poder decírselo a mi mamá», contó Sonia, con un nudo en la garganta. «Es difícil perdonar, pero más difícil es vivir con todo ese dolor«, apuntó, al borde de las lágrimas. 

Las detenciones

Cerca del mediodía del lunes, la periodista le comentó a sus compañeros de Canal 4 de Coronel Suárez –donde conducía un noticiero- que tenía que salir de urgencia por algunos problemas personales. Según dijo, debía acompañar a su marido a Pigüe, habló de inconvenientes de salud de un familiar y se fue con la promesa de regresar a las 8 para una nota. Dos horas después la joven quedó detenida por privación ilegal de la libertad, lesiones y reducción a la servidumbre de una mujer.

Olivera, su esposo, se entregó cerca de las 23 del martes en la comisaría de Carhué para ponerse a disposición de la Justicia. Según trascendió en las últimas horas, existen varias denuncias contra el sospechoso presentadas por familiares de Molina y por una ex pareja de ella. Otra de las denuncias habría sido hecha por un vecino de Río Colorado que le entregó al hombre, un supuesto pastor, unos 20 mil pesos.

Los colegas, sorprendidos

Heit es una de las caras más populares de Coronel Suárez. La mujer trabaja como notera y solía hacer reemplazos en la conducción. Claudio Fernández, un colega, la describió como una persona “sensible y solidaria”. Otros compañeros indicaron que empezó a trabajar en 2008 y desde allí ninguna de sus actitudes despertaron sospechas.

¿Eran amigas?

La familia de Sonia denunció que hace seis meses no tenían noticias de ella. En el último contacto, la víctima había indicado que tenía previsto ir a estudiar a La Pampa, pero en realidad se mudó a Coronel Suárez.

Según declaró el abogado de la periodista en distintos medios, “Heit y Sonia eran amigas”. “Me dijo que estaba sorprendida por la denuncia, porque tenían una relación  de amistad desde hace dos años y que sólo por un tiempo estuvo viviendo en su casa”, continuó.

En la entrevista que le realizó la acusada, Sonia contó que se había inscrito en la universidad para estudiar contaduría. “Uno de mis sueños era llegar a la universidad. Mis papás se separaron cuando yo era chica y estuvimos mucho tiempo sin vernos. Él era alcohólico. Sufrí abusos desde mis cinco años hasta los 14, sin poder decírselo a mi mamá. Ella no se dio cuenta nunca, lo supo recién de grande y no supo qué hacer”, contó Sonia.

14/Noviembre/2012.

FUENTE: http://www.infobae.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: