Turquía volverá a tener en sus bibliotecas obras de Marx y Engels

HISTORIA.

ABC.es.- Aunque la Guerra Fría terminó hace casi dos décadas, las cosas de palacio van despacio. No ha sido hasta esta semana que las autoridades turcas han decidido que ya era hora de levantar la prohibición que pesaba, desde 1949, contra un total de 453 libros considerados “subversivos” o “antipatrióticos”. Entre ellos se encontraban obras como el “Manifiesto Comunista” de Karl Marx y Friedrich Engels, y “El estado y la revolución”, de Lenin, así como 645 periódicos, folletos y pósters.

“Levantar la prohibición hará borrón y cuenta nueva en la sociedad. Si no podemos explicarle a cualquiera que la libertad de expresión es un pack completo compuesto de muchas libertades diferentes, no importará que sepamos que el emperador está desnudo”, ha declarado el jefe de la Oficina Pública del Fiscal de Ankara, Kürsat Kayral, de forma florida y algo críptica.

El fiscal, que ha sido el responsable de revisar la lista de publicaciones prohibidas en Turquía, asegura que esta decisión pretende ajustarse a “los estándares de libertad de pensamiento y expresión”asumidos en el tercer paquete de reformas que la judicatura turca afronta estos días.

También ha sido levantada la prohibición sobre las “Obras Completas” de Nazim Hikmet, uno de los grandes poetas turcos contemporáneos, a quien le pasó factura su filiación comunista. Lo mismo cabe decir del escritor satírico de orientación socialista Aziz Nesin, uno de cuyos títulos permanecía prohibido, y de los “Artículos Escogidos” de Mahir Çayan, el líder del Frente/Partido de Liberación de los Pueblos de Turquía (THKP-C), un grupo armado de los años 70 cuyas diferentes escisiones son consideradas organizaciones terroristas por Ankara.

Además de los trabajos de estos escritores izquierdistas, se ha permitido también la “Historia de Vida” de Said Nursi, un teólogo musulmán moderado cuya obra es la inspiración de importantes sectores del actual gobierno turco liderado por Recep Tayyip Erdogán. Otro de los beneficiarios es el cómic “Tommiks”, un western de los años 60 proveniente de Italia (donde es conocido como “Capitan Miki”), que por algún motivo ofendió la sensibilidad de los censores.

La intolerancia del pensamiento oficialista

La historia de estas prohibiciones es en gran medida la de la intolerancia del pensamiento oficialista en Turquía: Nursi y Hikmet se vieron obligados a exiliarse en diferentes momentos de su vida (el poeta comunista murió en Moscú, en cuyo cementerio puede visitarse su tumba). Nesin tuvo más suerte y llegó a gozar de cierto éxito en vida, aunque en 1993 escapó por poco de un mortífero ataque ultranacionalista contra una convención de escritores disidentes, en lo que hoy se conoce como “la masacre de Sivas”. Çayan murió en 1972 en un enfrentamiento armado con el ejército.

Lo cierto es que la mayoría de estos libros podían encontrarse ya más o menos libremente en las librerías turcas, puesto que nadie se ocupaba de hacer cumplir la prohibición. Sin embargo, la desaparición de este veto facilitará que estas obras puedan encontrarse en las librerías públicas de Turquía, y que las editoriales las impriman, ya sin temor al exceso de celo de algún fiscal despistado.

07/Diciembre/2012.

logo FACTOR INTERNACIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: