Valentía y humildad, las enseñanzas de Mandela

ACTUALIDAD. 

FACTOR INTERNACIONAL / CA . – Nelson Mandela,  líder y precursor del movimiento contra la segregación racial en Sudáfrica, durante toda su vida apoyó el uso de la racionalidad y la no violencia para lograr un cambio en la sociedad, sin embargo luego de luchar de manera pacífica y buscando la conciencia de los sudafricanos, decidió durante una época de su vida usar el sabotaje como medio de protesta.

Sus acciones lo tuvieron al borde de una pena de muerte a la cual valientemente declaró durante el juicio realizado en 1961: “Siempre he atesorado el ideal de una sociedad libre y democrática, en la que las personas puedan vivir juntas en armonía y con igualdad de oportunidades…..Es un ideal para el que he vivido. Es un ideal por el que espero vivir, y si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir”. Años después, luego de un corto período de clandestinidad, fue apresado en Robben Island, la prisión más cruel y austera del sur del continente africano, donde permaneció por 27 años.

Su fuerza espiritual y constancia al alcanzar el objetivo de un pueblo, lo mantuvieron lejos de la venganza y la búsqueda de responsables por tan cruel historia política y social, por el contrario demostró, en un hecho único e histórico, cómo se reconcilia una nación separada por la cultura, la tradición, el color de piel y la ideología; su esfuerzo rindió abundantes frutos.

Durante años soñó con vivir en una nación igualitaria y sin discriminaciones, sólo hasta 1990 cuando fue liberado por el entonces presidente, Frederik Willem de Klerk, fue cuando pudo demostrar que la no violencia y la humildad era el camino adecuado para sacar a toda una nación fracturada de las ruinas, generadas por la violencia; así juntos Mandela y Klerk fueron desmontando las duras leyes establecidas por años mediante el Apartheid y que mantenían a los negros en distritos separados de los blancos en una ilusión de libertad.

Durante cuatro años Mandela trabajó por la transformación de su país y el 27 de abril de 1994 fue elegido como el primer presidente negro en la historia de Sudáfrica. Demostró que no era una labor fácil pero no le fue imposible reconstruir y volver al país en el ejemplo de trabajo y reconciliación.

Pasó a ser un ejemplo en materia de DDHH en el mundo, ganó un Nobel de la paz e impulsó diversas iniciativas en defensa de las diferencias raciales, pasó de ser inspiración en Sudáfrica para serlo en el mundo entero.

Aún en el siglo 21 muchas naciones viven en guerras por diferencias etnológicas, religiosas y materiales, algunos han tomado el camino de la paz y enseñanza que Mandela le dejó a la humanidad, para muchos otros faltan senderos por recorrer, pero siempre se podrá recurrir a la demostración de coraje y audacia de éste personaje.

12/Diciembre/2012.

logo FACTOR INTERNACIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: