Vicepresidente egipcio dimite su apoyo a la Reforma Constitucional

EGIPTO.

ABC.es.- Mohamed Mursi sigue saboreando las consecuencias de sus polémicas y arriesgadas maniobras para aprobar a toda prisa la nueva Constitución. Su vicepresidente, Mahmud Mekki, ha presentado este sábado su dimisión en plena jornada electoral y aseguró que piensa dejar el cargo en cuanto se apruebe la Carta Magna, ya que la figura del vicepresidente desaparece del documento. Mekki, juez de profesión, también aseguró que «la naturaleza de la política no concuerda con mi génesis profesional», lo que podría indicar que las últimas decisiones del presidente Mursi, que se blindó con un decreto ante la justicia para impulsar la nueva Constitución, podrían haber influido en su decisión.

Aquel decreto de Mursi -ya rescindido- y el texto de la Carta Magna, redactado por una Asamblea Constituyente dominada por los grupos islamistas, han provocado una rebelión entre el Poder Judicial, que ha acusado al presidente de querer entrometerse en su independencia. En protesta, la gran mayoría de los magistrados egipcios han boicoteado la cita electoral que, según la ley egipcia, tendría que haber supervisado. Esta huelga de jueces obligó a dividir en dos fases el referéndum, la segunda y última de las cuales se celebró ayer sin apenas incidentes en 17 provincias egipcias.

Mekki, de 58 años, era un juez muy respetado en Egipto antes de ser nombrado vicepresidente el pasado verano, y lideró las protestas de los jueces reformistas contra el expresidente Hosni Mubarak en 2005 y 2006. Ha asegurado en un comunicado difundido por la televisión estatal que ya había presentado su dimisión el 7 de noviembre, pero que entonces no fue aceptada por el «ambiente de preocupación» que reinaba en el país. El hecho de que haya anunciado su dimisión cuando aún quedaban varias horas para que se cerraran las urnas electorales ha despertado, sin embargo, ciertas sospechas en Egipto.

La Constitución promovida por el presidente Mohamed Mursi pasó ayer su última prueba ante una dividida ciudadanía egipcia, que acudió a las urnas para probablemente aprobar el futuro marco legal del nuevo Egipto. Los resultados no oficiales de la primera ronda del referéndum, que se celebró el pasado 15 de diciembre, dieron la victoria al «sí», aunque con un porcentaje bastante ajustado que apenas rozó el 57%. Se espera, sin embargo, que los defensores de la nueva Constitución amplíen su margen, ya que las provincias en las que se votó ayer el documento tienen un carácter más rural y resultan más inaccesibles para la oposición laica.

Los Hermanos Musulmanes, los grandes valedores de este texto, se han movido hasta ahora como pez en el agua en estas regiones, de donde sale gran parte de su apoyo, pero que se ha ido erosionando con la exposición al poder. El referéndum va a servir también para determinar el grado de desgaste de la cofradía islamista en estas zonas y en el conjunto del país, algo que se ha ido percibiendo con cada nueva cita con las urnas.

Tanto el presidente como sus bases defienden la nueva Constitución como un instrumento para avanzar en la transición del país, estancada dos años después de la revolución que derrocó a Hosni Mubarak. Se espera que las elecciones legislativas se celebren dos meses después de la aprobación de la Constitución y antes o después Mursi necesita poner en marcha un plan de austeridad que le exige el Fondo Monetario Internacional para poder acceder a un préstamo millonario que la maltrecha economía egipcia espera como agua de mayo. Las subidas de impuestos que requerirán ese plan de austeridad no son precisamente caramelos electorales para los Hermanos Musulmanes, de los que procede el presidente, por lo que la presión sobre Mursi para que acabe con todo este proceso cuanto antes es mayúscula.

El referéndum viene precedido de semanas de inestabilidad social y política en el país y se enfrenta al rechazo absoluto de la oposición no islamista, en su mayoría unificada en el Frente de Salvación Nacional, que consideran que la nueva Carta Magna no protege bien algunas libertades individuales y da un papel más predominante a la sharía (ley islámica).

22/Diciembre/2012.

logo FACTOR INTERNACIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: