Continúan los vínculos entre Paramilitares y Uribe

COLOMBIA.

ABC.- Al ex presidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) le ha perseguido desde siempre el fantasma de haber tolerado a los paramilitares de extrema derecha, como se conocieron esos escuadrones de la muerte que en los ochenta combatían las guerrillas de izquierda. Aunque no hay pruebas en su contra, varios de sus colaboradores más cercanos están presos por ello. El caso más reciente. En diciembre pasado, su jefe de seguridad, el general retirado Mauricio Santoyo, fue condenado a 13 años de cárcel en los EE.UU. por haber patrocinado grupos paramilitares y haberles dado información privilegiada desde Palacio de Nariño, sede presidencial.

Ayer, el diario colombiano El Espectador, publicó partes de un documento de 13 páginas que revivirá el caso Uribe y los paramilitares. En ese documento, Roberto Arturo Puentes, fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, máxima instancia judicial del país, ordenó a la Fiscalía recoger 21 pruebas para establecer si Uribe, cuando era gobernador de la provincia de Antioquia, “patrocinó los ejércitos privados de los ‘paras’ ”.

La piedra angular de esta investigación la puso el representante a la Cámara, Iván Cepeda. Cepeda, del opositor Polo Democrático Alternativo (PDA), entrevistó a varios ex paramilitares desmovilizados en las cárceles. Uno de los principales testigos, Pablo Hernán Sierra, alias Alberto Guerrero, ex comandante del bloque Cacique Pipintá, le contó a Cepeda que a mediados de los 90, en el municipio de San Roque (Antioquia), se creó un grupo de autodefensas fundado por Luis Alberto Villegas, Juan Guillermo Villegas, Santiago Gallón, Santiago Uribe y su hermano, Álvaro Uribe.

Más testigos

Según El Espectador, el otro declarante es Juan Guillermo Monsalve Pineda, hijo del administrador de la hacienda Guacharacas, propiedad de los Uribe Vélez. Guerrero y Monsalve rindieron su testimonio ante la Fiscalía los días 14 y 27 de septiembre de 2012 y reiteraron que cuando Uribe Vélez se era primer mandatario de Antioquia, operaba desde la hacienda Guacharacas un grupo paramilitar al que se le atribuyen varias masacres y homicidios selectivos. Ambos testigos aseguraron que ese grupo ilegal se fundó después de que miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN; segunda guerrilla del país con menos de 4.000 hombres) tomaran la hacienda y la incendiaran.

Pese a que el abogado de Uribe Vélez, Jaime Granados, ha dicho una y otra vez que su cliente es víctima de un carrusel de testigos falsos, la Fiscalía ya empezó a investigar.

12/Enero/2013.

logo FACTOR INTERNACIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: