Opinión: El Genocidio Silenciado de India

OPINIÓN.

La muerte de una estudiante que fue violada por varios hombres en un autobús de Nueva Delhi ha provocado un intenso debate sobre la precaria situación de la mujer en el país asiático.

Por Giuliana Ippoliti* // El Venezolano de Panamá

«¿Cuándo lo harás?», preguntó la suegra de Sevandhi Ammal cuando supo que había tenido una nieta. «¿Cuándo lo harás?», insistió su marido, dejando todo el peso de la decisión sobre ella.  «Todo el mundo me decía que debía matarlas. Tuve tentación de darles el veneno. Estuve a punto de hacerlo, pero no pude», recuerda Sevandhi.

El reciente acto de violación y posterior asesinato de Amanat, una joven india de 23 años, por seis hombres en un autobús de Delhi, el cuerpo inerte de una mujer violada y asesinada colgado bajo la sombra de un árbol, y la muerte de una menor de edad en manos de su padre, no son casos aislados.

En el sur de India, una niña tiene menos posibilidades de vivir que en cualquier otra parte del mundo. El 60% muere por aborto o tras nacer. El infanticidio con “la flor del mal” es el método de exterminio, contra quienes consideran una carga inasumible, según ha denunciado la cadena BBC. Asimismo,  la Fundación Vicente Ferrer, asegura que el 90% de las violaciones sexuales cometidas en el país asiático no se denuncian. El miedo al estigma social, al rechazo familiar y a la impunidad, desmotiva a muchas mujeres a denunciar a sus agresores. Solo tres de cada 100 hombres son juzgados y condenados a penas de cárcel después de ser acusados por violación; la justicia, no existe.

El informe elaborado por TrustLaw en 2011, sobre los países más peligrosos para las mujeres, situó al país en el cuarto lugar del ránking.

La raíz cultural de India es profundamente patriarcal, las tradiciones y  las  religiones tienen gran arraigo social y los derechos de las mujeres son profundamente vulnerados. En el país asiático, la futura madre sabe que tener a una niña en casa será un “problema”. La niña es considerada causa del empobrecimiento familiar, por ello, al crecer será castigada. No recibirá alimentos, comerá junto a su madre las sobras de su padre y hermanos. La familia no gastará dinero en su salud ni educación, ya que priorizará el bienestar del varón, quien ostenta el honor y perpetúa el linaje.

Cuando nace una niña en India, no se celebra, solo el silencio reina a los alrededores del hogar de los “desgraciados” padres. Tener una hija es una decepción. Las mujeres que logran crecer, lo hacen sabiendo que son inferiores, sumisas y sometidas. La sociedad las discrimina en todos los ámbitos: Social, económico, político y cultural. Ellas, quedan relegadas a la voluntad del hombre.

En la actualidad, India tiene un déficit de 50 millones de mujeres y niñas, debido a un asesinato sistemático que ha alcanzado proporciones genocidas. Los crímenes que bajo la mirada silenciosa del Estado y de la comunidad internacional suceden, suponen una clara violación a numerosos pactos internacionales signados por el país, entre los que destacan la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, y la Convención sobre los Derechos del Niño. Pero los asesinatos no son el fin del problema, para compensar el déficit de mujeres, muchas son vendidas y obligadas a casarse o prostituidas; las estadísticas sobre el tráfico humano, son escalofriantes. 

Tras el asesinato de Amanat, la ciudadanía se ha abocado a clamar justicia, el mundo clama justicia, el gobierno toma medidas urgentes creando tribunales independientes para intentar ofrecer tal justicia. Pero la justicia no es plena si no es transcendental, el cambio social, la evolución de las malas costumbres, la sensibilización y el respeto por los Derechos Humanos, deben ser la bandera que combata la atrocidad.  El Estado Indio debe cambiar para así enseñar a su pueblo que la vida, está por encima de todo. Es el Estado quien debe entender y hacer entender, que estos crímenes no son contra la mujer… Son contra la humanidad.

 

FUENTE: DOCUMENTAL BORN TO DIE. // MORIR POR NACER NIÑA DE LA BBC MUNDO.

22/Enero/2013-17:45hrs.

logo FACTOR INTERNACIONAL

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: