Miembros de la policía islámica azota a mujer por cometer adulterio

MALÍ.

EL NUEVO HERALD.- Una mujer de 24 años, sorprendida por la Policía islámica en una relación con un hombre casado, fue azotada públicamente en su ciudad natal de Timbuctú, en Malí. Para los extremistas islámicos, su romance era “haram”: prohibido. El adulterio casi termina con la muerte de ella y su amante.

En una serie de entrevistas durante tres días con periodistas de The Associated Press, Salaka Djicke narró el horror que tuvo que soportar durante los 10 meses de un gobierno de extremistas islámicos en el norte de Malí.

Estos milicianos vinculados con al-Qaida tenían aterrorizada a la población, azotando a mujeres y niñas casi todos los días por no adherirse a su interpretación del estricto código moral conocido como la sharia, basado en el Corán. Antes de ser expulsados la semana pasada por las tropas francesas, los extremistas aplicaron una interpretación dura de la sharia en la región, de musulmanes moderados.

El relato de amor en esta mítica parte del desierto comenzó con una llamada telefónica, cuando él marcó el número equivocado.

Hasta que los islamistas llegaron y volcaron su mundo, Djicke tenía una vida relativamente libre. Al igual que sus hermanas y amigas, hablaba abiertamente con los hombres, incluso con el extraño que le llamó por error, más de un año atrás.

El hombre estaba tratando de llamar a su primo. Cuando oyó la voz de Salaka, él se disculpó. Unos días más tarde, él le volvió a llamar. Durante dos semanas, hablaron casi todos los días, hasta que él le pidió que le dijera cómo llegar a su casa.

Para el 1 de abril, cuando pasó frente a la casa de ella el primer grupo de combatientes rebeldes que llevaba la bandera del Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad, los dos ya tenían varios meses viéndose. Él le llamó para ver si estaba bien.

Unos días más tarde, llegó otro grupo de combatientes. Usaban barba y vestían túnicas que los hacían parecer como los kurtas de Pakistán y Afganistán. Su bandera negra se parecía a la que alguien había visto en los videos subidos en YouTube por al-Qaida en el Magreb Islámico. Se hacían llamar Ansar Dine: “Los defensores de la fe”.

El amorío de la pareja se hizo más intenso, igual que la represión de los islamistas en el norte de Malí, un área que casi es del mismo tamaño de Afganistán.

Tres meses después de su llegada, los extremistas arrestaron a un hombre y una mujer analfabetos, ambos pastores pobres que vivían juntos desde hace años con sus animales fuera de la ciudad de Aguelhok. El hombre había dejado a su esposa para reunirse con ella, su amor adolescente, con quien tuvo dos hijos fuera del matrimonio: el más joven de apenas seis meses de edad.

En la última semana de julio, los islamistas se apoderaron de su campamento nómada y los detuvieron. Los llevaron al centro de la ciudad y anunciaron que serían apedreados hasta morir, por adulterio.

Cavaron un agujero del tamaño de un hombre y los obligaron a arrodillarse en el interior. Hicieron que los aldeanos se acercaran para que vieran lo que era la sharia.

07/Febrero/2013. – 08:06 hrs.
logo FACTOR INTERNACIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: