Giuliana Ippoliti: Elección popular no es democracia (Zimbabwe)

OPINIÓN.

Giuliana Ippoliti Bandes // giulianaippoliti@gmail.com // @Lagius

Robert Mugabe ha gobernado Zimbabwe desde 1980, cuando el país se independizó de las colonias inglesas. Político, militar y ex héroe de la patria, que como tantos otros, ascendió al poder prometiendo sueños y jugando con la esperanza del pueblo. El “milagro” Mugabe se ha mantenido 30 años en el poder por obra y gracia de elecciones fraudulentas, legitimadas por poderes parciales a un monopolio gubernamental que no ha hecho más que arruinar al pueblo, oprimirlo, maltratarlo, reprimirlo y hasta, ignorarlo.

El 31 de Julio se celebraron una vez más elecciones presidenciales en el país africano, con la participación en las urnas de unos 6,4 millones de electores. En esa oportunidad, el actual mandatario Robert Mugabe, de 89 años, por la Unión Nacional Africana de Zimbabwe-Frente Patriótico, se enfrentó al primer ministro, Morgan Tsvangirai, de 61 años, líder del Movimiento para el Cambio Democrático. Ambos han compartido el poder desde 2009 por la formación de gobierno de coalición nacional como respuesta a la violencia post electoral generada cuando Mugabe se negó a reconocer su derrota frente al candidato opositor, Morgan Tsvangirai.

El panorama es menos que esperanzador, según la gran mayoría de las organizaciones de derechos humanos, Zimbabwe no reúne las condiciones para la celebración de  comicios libres y justos, nunca las ha reunido. El espectáculo mediático electoral organizado en el olvidado país africano y repetido con fuerza por los medios internacionales, seguramente indignaría al más apático de los zimbabwenses, y es, además, una muestra cruel de la indiferencia del sufrimiento de la gente. Con una población arropada por la inflación más alta del planeta, con esperanza de vida de 36 años, y con un elevadísimo número de infectados con SIDA, es absurdo pensar que el hombre que ha diseñado comicios para asegurar su reelección, sea garante del bienestar democrático del país.

Robert Mugabe mantiene una visión muy particular de la democracia, no cree en el multipartidismo, en la libertad de credo, la propiedad privada, persigue opositores y atemoriza a los menos osados.

La lucha por los derechos del pueblo no es más que una farsa democrática, a radicalidad ideológica de Mugabe, la lucha anticolonial contra los blancos, su política de terror y sus ansias de perpetuarse en el poder, lo convierten en otro dictador más. Por más elecciones que se celebren, por más victorias que se acepten, por más gente celebrando en las calles, lo de Mugabe solo puede definirse con una palabra.

Totalitarismo, aún cuando a muchos les de cansancio decirlo. Totalitarismo, aún cuando los medios internacionales no hagan eco de ello. Totalitarismo barbárico. 

La comunidad internacional ha aceptado la realización de nuevas elecciones fraudulentas para evitar otro conflicto electoral similar al de 2008, Mugabe sabe que esta es su oportunidad para intentar legitimar su estadía en el poder ante la Unión Europea y Estados Unidos, quienes en el pasado tomaron duras medidas en su contra. Mientras tanto, el bárbaro de Zimbabwe continuará aferrándose al poder, mientras nosotros, algún día nos tropezaremos con una pasajera nota noticiosa, que hablará de unas  nuevas elecciones con un mismo candidato.

Publicado originalmente en el Venezolano de Panamá.

 13/Agosto/2013. – 15:07 hrs. 

logo FACTOR INTERNACIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: