Femen y Amina Sbui, la revolución “topless”

ACTUALIDAD.

Amina Tayler se convirtió durante los últimos cuatro meses en una protagonista de luchas feministas victima de las tradiciones y costumbres de su país, miembro de Femen, organización radical de mujeres feministas que hicieron del “topless” su principal arma. Pero, ¿este tipo de protestas tienen una finalidad, más allá de causar revuelo y “shock?

EL SEMANARIO SIN LIMITES.

Amina Sboui es una feminista tunecina de 19 años de edad, también conocida como Amina Tayler, que hizo su aparición mediática durante el mes de marzo. La joven subió una foto a Facebook en donde posa con el torso desnudo desnudo y rayado con la frase: “mi cuerpo es mío y de nadie más”. Esta acción la hizo para respaldar a Femen, la organización feminista a la que en ese tiempo pertenecía. 

La imagen la hizo merecedora de una fatua, condena que consiste en recibir 100 latigazos y luego ser lapidada hasta la muerte. El imam Adel Almi, quién decretó el castigo, dijo que Amina había perdido todo respeto por la sacralidad de la mujer, por lo tanto la condena tenía que llevarse a cabo para evitar más catástrofes.

Luego de esta situación se desató una campaña de “topless” en redes sociales, en la que integrantes de Femen y mujeres alrededor del mundo se solidarizaron en apoyo a Amina y en repudio a la fatua a la que había sido condenada. Así fue como abundaron fotos en donde ellas mostraban indignadas los senos, saturando a Internet con estas imáganes. Sus acciones, aunque tuvieron ciertas repercusiones, no evitaron que Amina Tayler fuera detenida el 19 de mayo en Kairouan, por firmar la pared de un cementerio con la leyenda “Femen”.

Femen es una organización de mujeres activistas en “topless” que defienden su “igualdad sexual y social en el mundo”. El grupo formado en 2008 en Ucrania, se rige bajo tres principios fundamentales: democracia, ateísmo y sexualidad. Después de cinco años de vida, tiene adherentes en muchos países y ha desencadenado una serie de situaciones polémicas a nivel mundial, por sus formas de protesta. Entre los personajes más relevantes a quienes incomodaron con su desnudez se encuentra Silvio Berlusconi, el ex Papa Benedicto XVI y Vladimir Putin, sólo por nombrar algunos. Para este grupo de activistas el cuerpo es el mensaje.

Femen hizo del desnudo su arma de choque, su “acción directa” por excelencia, las mujeres miembros de esta organización se asumen como radicales. El “topless” es una de las prácticas que han suscribieron como parte de sus protestas, usando su cuerpo como arma para subvertir el orden, en alguna protesta declararon: “A nadie le interesa escuchar a las mujeres al menos que estén desnudas”.

El pasado 9 de agosto a Amina le fue concedida su libertad provisional, luego de haber sido multada por esa falta con un monto de 300 dinares, la activista declaró haber sido víctima de torturas. A su salida, como era de esperarse sorprendió nuevamente con una fotografía en top less, ahora con la leyenda: “No necesitamos su democracia”. Amina se convirtió en una imagen muy importante de Femen, este grupo de activistas que se reivindican en contra del machismo y en contra del orden establecido que subyuga los derechos y la libertad de las mujeres.

Es por esto que resultó sorprendente que el pasado 19 de agosto la activista Amina Tayler anunciara su decisión de renunciar a Femen y ahora la acusa de ser una organización islamofóbica y de obtener recursos de manera sospechosa. Frente a esto, la joven agitadora dijo que dadas las condiciones que existen en Túnez la única alternativa es la anarquía.

Después de cinco años de su conformación y ahora con la salida de Amina surge una pregunta ¿seguirá siendo Femen una “organización radical” cuya principal arma de lucha sea mostrar su cuerpo desnudo? ¿Esta acción sigue teniendo el mismo impacto? La sociedad se encuentra en un cambio permanente, aquellos fenómenos que se repiten terminan por convertirse en normas sociales. Es verdad que erradicar la violación a los derechos de la mujer o pensar tan sólo en igual de derechos entre hombres y mujeres aún parece muy lejano.

A pesar de vivir en pleno siglo XXI, en algunos países se mantienen prácticas que censuran y reprimen a la mujer, pero ¿es éste el camino adecuado para tener verdaderamente una recuperación del cuerpo femenino? Este grupo de mujeres han asegurado que mostrar su cuerpo desnudo es la mejor forma de combatir la esclavitud de género a la que las ha sometido esta sociedad machista, para ellas mostrar sus senos es el inicio de una revolución que puede lograr emancipar en un primer momento su propio cuerpo.

Sin consignas que contengan un verdadero carácter político, Femen seguirán siendo la “nota” siempre que irrumpan en actos “importantes” o logren sonrojar a alguna figura pública. Habría que pensar si este tipo de acciones son realmente efectivas no sólo para denunciar el machismo, la homofobia, la explotación sexual y la misoginia de la que son víctimas millones de mujeres, sino para ofrecer algún tipo de solución a estos problemas.

Cortesía.

23/Agosto/2013. – 13:04 hrs

logo FACTOR INTERNACIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: