La milicia Hezbolá teme quedarse aislada si cae el régimen sirio.

LÍBANO En el zoco de Sabra, al suroeste de Beirut, un tipo robusto y con perilla coloca en una tienda la foto de Hassan Nasrallah, el jefe de la milicia libanesa Hezbolá, junto a la del presidente sirio, Bachar el Asad. Otros hombres a su lado hacen comentarios de apoyo a ambos líderes. Al minuto aparece … Sigue leyendo