Opina Una Venezolana: Un Misil Disparado Con Liguita

OPINIÓN.-

 

(FOTO DE INTERNET)

Lo que uno es…irremediablemente,  es. Escrito así suena a tragedia griega, pero en el fondo lo que quiero connotar,  es que las vivencias de la niñez no se olvidan. Queda de nuestra parte atesorar los lindos recuerdos y transformar los malos en aprendizaje. Parte de mis paradigmas de hoy (en realidad los de todos nosotros…) están forjados en una niñez muy particular. Bueno, yo me considero particular, es decir, llena de partículas, cientos, miles, millones de partículas. Gracias a mi diseño anatómico, a la perseverancia de mi padre en empeñarse en comprarnos libros por montones y a la tozudez de mi madre por no dejarse convencer por gripes inventadas para no ir al colegio, pues, por todo eso…soy.

Uno de los recuerdos que mantengo entre sien y sien, son aquellos ejercicios antiaéreos que nos hacían practicar en mi escuelita holandesa de Lagunillas, Estado Zulia. La compañía Shell de Venezuela, mantenía un colegio hermoso, impecablemente mantenido, con pasillos de granito pulido y un inmenso campo de futbol en el medio. Pese al sol y la sequía, aquella grama reverdecía como las esmeraldas. Había dos secciones: español y holandés. No era segregacionista en absoluto, si algún venezolano (como yo) quería estar en la sección holandesa, pues, bienvenido y lo contrario… pues también. A mí me tocó ser una venezolanita en la sección holandesa, no por decisión propia (ni idea tenía yo de que Holanda era un país lleno de tulipanes y zuecos de madera), simplemente mamá se equivocó de sección.

Y esas son las grandes equivocaciones  que le cambian la vida a uno. Para bien, por demás. En una Venezuela tranquila, casi silvestre, saliendo de las guerrillas y volviendo a la calma, los niños de aquel colegio hacíamos prácticas antiaéreas. Nosotros -los alumnos- ingenuos y bulleros, corríamos a escondernos al sonar una alarma, o practicábamos con las máscaras antigases o escuchábamos historias sobre el comunismo. Imagino que serían reminiscencias “Macarthistas”, el temor de ser atacados por una guerrilla que languidecía, tal vez alertas con la invasión por Machurucuto, lo cierto es que aquellos gerentes holandeses y venezolanos pensaron en todo. En resumidas cuentas, en eso de temerle a un misil y a un bombardeo, tengo escuela.

¿Qué por qué cuento esto?, sencillo: la noticia de hoy es que a los coreanos les entró la fiebre de disparar un misil, en lugar de ocuparse de los cientos de niños que languidecen en los orfanatos y mueren por desnutrición. Con el costo de un misil, se pueden preparar millones de teteros, esto lo sabe hasta “Castico en Güiria” diría un margariteño. La cosa es que insistieron y lo lanzaron. Era, dicen ellos, una prueba, que no estaba teledirigida a ningún país en específico, por ahora. Sin embargo, si usted se prepara para amar, conseguirá amor, por el contrario, quién se prepara para la guerra ya huele a sangre, aunque no haya disparado tan siquiera una honda. La noticia preocupa, tanto que Japón puso sus barbas en remojo, y hasta la misma Rusia -otrora comunista-  (al menos en época de la  línea dura) despertó alarmada. Se parece mucho a aquella acción del gobierno francés años atrás, cuando detonó en un atolón del pacifico una bomba de prueba. Nemo aun sufre las consecuencias de aquella locura francesa y  tal pareciera que los  gobiernos del mundo olvidaron los horrores vividos en Hiroshima. Los japoneses no.

El misil coreano falló, pero bien pudo haber fallado llevándose en los cuernos a inocentes. Falló porque en Corea no saben mucho de nada que no sea rendir culto al líder, pero insistirán y entonces los niños vecinos, objetivos quieran o no, tal vez no tengan tiempo de correr a esconderse o de usar máscaras anti gas. No será un juego, el juego que yo recuerdo cuando reviví mi niñez en aquel colegio holandés al leer esta noticia.

Y es que uno lo nota en la rigidez de los actos coreanos, no hay que ser Bob Fosse para darse cuenta que es un país de coreografía y, a diferencia de los bailes de nuestra Yolanda Moreno, no están previstas las sonrisas ni gestos no ensayados. Pero bueno, que el artículo no trata de la máscara sino de las consecuencias de los misiles disparados con liguitas sin saber del tema. Y en eso andan todos en el planeta, Tirios y Troyanos, jugando a los dados como dioses del Olimpo hasta que alguna de esas “pistolita de agua” se dispare sola y muera el planeta entero. No defiendo a ningún estado que invierta en armas de guerra, es, sin embargo, una decisión que hilando muy fino podemos llegar a entender si conocemos la historia de la humanidad. Ya nadie recuerda que Hiroshima es la respuesta a Pearl Harbor ¿sobredimensionada? Si.  Quién no esté atento a la historia de los pueblos, está condenado al peregrinaje eterno de: ¿quién fue primero, el huevo o la gallina?

Corea del Norte disparó su misil, y muchos callaron la noticia. Irán hará lo mismo, e Israel y tal vez sigan otros en ese afán de tener la razón y pasar por encima del otro, en esa paranoia colectiva de creer que Obama nos odia a todos y que “nuestra  hambre y miseria”  como pueblo, se la debemos a su sombra. Lo que si tengo claro es que en política no hay países amigos y menos si debajo de mis pies abunda el oro negro. Lo que no aprovecha uno lo aprovecha el otro, excepto sus dueños. Mi  mayor temor es ver a nuestros niños corriendo de aquí para allá, sin máscaras de gas, porque ya no se tratará del juego que yo jugué de niña,  será verdad…y las balas, no vendrán de afuera. Cuando no podamos cumplir, me pregunto, ¿habrá un nuevo bloqueo a Puerto Cabello?, las deudas son las deudas y los acreedores vendrán, sean Hunos, sean Orcos.

En esta noticia que leí, no advertí un solo chiste, no me sale nada gracioso para escribir esta vez. Ojalá nuestros niños nunca necesiten  máscaras anti gas.

Loly García

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: