OPINIÓN: Sin Medida Humanitaria

OPINIÓN.

 

Por Claribel Díaz Guerra.

Días atrás leí una conmovedora carta escrita por la hija del ex comisario Ivan Simonovic. Pedía Ivana clemencia por su padre, como seguramente lo haría cualquiera de nosotros en una situación de tan precaria eventualidad como esa. Pedía, incluso, como a tantos venezolanos nos da miedo pedir, y como deberíamos haberlo hecho desde hace mucho tiempo ya. Pedía con valentía, que se le diera un trato humanitario a su padre enfermo.

Ocho años han trascurrido desde que el ex comisario fue privado de su libertad por relacionarlo con los sucesos del 11 de abril de 2002. Este jueves, la jueza Florinda Defreitas le negó la medida humanitaria que previamente había solicitado por razones de salud, y no solo eso, ordenó su traslado a Ramo Verde, una reconocida cárcel venezolana.

El ex comisario de la Policía Metropolitana, Iván Simonovis, había manifestado vía Twitter de manera detallada cuáles son las enfermedades que aquejan su salud, a raíz de su encarcelamiento, para argumentar la validez de su solicitud de libertad bajo medida humanitaria.

A través de su cuenta, @Simonovis, dijo que  presenta esofagitis de reflujo Grado C con Hernia hiatal, discopatía lumbar, Ileítis severa, fractura vertebral a nivel de L2, de probable origen traumático, y síndrome del túnel carpiano bilateral.

Además, indicó que los exámenes médicos revelan que su columna cervical tiene protrusión concéntrica de los discos, y muestra cambios osteodegenerativos. “Necesito con urgencia la osificación de mis huesos por deficiencia severa de vitamina D”, escribió.

Asimismo, indicó que su cadera presenta riesgo de moderado a elevado de fractura, y que padece de osteoporosis en cabeza y cuello de fémur. “Otro de mis padecimientos es hipertrofia de ventrículo izquierdo”, tuiteó finalmente agregando a cada uno de sus mensajes la etiqueta #MedidaHumanitariaParaSimonovis.

Pero el de Simonovis no es un caso aislado. En Venezuela son muchos los que en silencio claman por medidas humanitarias, los que se han resignado sin bajar los brazos, los que luchan sus propias batallas, los que viven la precaria realidad de un gobierno que falla sin temor a consecuencias, sin temor a dañar.

¿Qué pasa con las 44 mil personas que son diagnosticadas con cáncer cada año? ¿Qué pasa con aquellas que no pueden costear sus medicamentos? ¿Qué pasa con quienes van a un hospital sin insumos y maquinas dañadas? ¿Qué pasa con todos los que han perdido sus vidas en manos del hampa? ¿Cómo se compra el dolor de una madre cuyo hijo fue asesinado? ¿Cuál es precio para curar un trauma? ¿Cómo se cierran las heridas? ¿Cómo se justifica la incompetencia, las carencias la ingobernabilidad? ¿Dónde está el humanismo socialista?

Entre tantos problemas, la verdad, es que Venezuela es quien más necesita una medida humanitaria; en este país muchos han olvidado de qué va el humanismo, ya no pensamos en el de al lado como persona, que vive, que siente, que tiene hijos, hermanos, esposa, esposo, madre y padre, ya no nos importa.

Pero hay alguien por quien bien que se han encargado algunos de pedir clemencia, un hombre que entre poderosos es el principal culpable de los males que aquejan a este país, que es la cara de un gobierno, el cuerpo de un proyecto y la mirada de un sistema que ha impuesto barreras y ha cambiado futuros, Hugo Chávez.

Pareciera ser él, el único con derecho a la solidaridad y la caridad de un pueblo que aun sin reconocerlo se sabe golpeado, es él quien recibe el humanismo de los secuaces que bien saben emitir prejuicios entre venezolanos, que bien juzgan, impugnan y se niegan a perdonar.

A este punto, se dice que el Comisario Simonovis podría fracturarse la cadera con sólo amarrarse los zapatos, mientras, el resto del país levita en los días por venir que acompañan el humanismo permisivo de Chávez y su silencio infinito.

Con información de Diario Contraste . 

21/Febrero/2013. – 19:47hrs.

logo FACTOR INTERNACIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: