OPINIÓN: Secuestro Republicano

OPINIÓN.

Por Euro Rincón Garrido.

Pronto llegamos al primero de marzo, y la sociedad económica mundial está pendiente de todo lo que pueda suceder en la Casa Blanca, el Congreso y el Senado de los Estados Unidos. Este viernes vence el plazo de las negociaciones entre demócratas y republicanos para impedir la reducción de 85.000 millones de dólares en gastos gubernamentales, que según pronósticos del Fondo Monetario Internacional,  en caso de no ser resuelto desaceleraría el crecimiento económico norteamericano por lo menos 0,6% de su actual estimación de un 2%, con consecuencias en todo el mundo, que afectan principalmente a los mayores socios comerciales de Washington.

El denominado “Secuestro de gastos” es una serie de recortes económicos en varios programas gubernamentales por un total de 85.000 millones de dólares este 2013 y 1.2 billones de dólares más en los próximos 10 años. Estos recortes fueron acordados en el 2011, cuando se elevó el techo de la deuda norteamericana, como medida legal para evitar más préstamos y equilibrar su déficit presupuestario de casi un billón de dólares. En pocas palabras, estos recortes fueron concebidos para obligar a la Casa Blanca y al Congreso a negociar y conseguir una mejor manera de ahorrar.

Dado que ninguna de las propuestas presentadas por los congresistas de ambos partidos obtuvo los suficientes votos para ser aprobada, el presidente Barack Obama tendrá hasta la medianoche del primero de marzo para conseguir un pacto que satisfaga a los representantes del Congreso  o  firmar el decreto sobre la transición del Gobierno a su nueva forma de funcionamiento debido al secuestro.

Por su parte, la agencia calificadora Fitch advirtió que si bien la aplicación de los recortes al gasto estadounidense no supondría una acción negativa en su calificación, sí se vería afectada la confianza del país, lo que podría perjudicar su calificación AAA. Debemos recordar que la calificadora Standard&Poor ya le retiró la mejor nota los Estados Unidos en 2001.

El presidente Obama ha advertido sobre las consecuencias  de los recortes, recordando la posible pérdida de 750.000 empleos, “Cuanto más tiempo permanezcan en pie esos recortes, mayor será el daño para nuestra economía”, señaló el presidente en una comparecencia en la sala de prensa de la Casa Blanca. Sin embargo, algunos republicanos le restan importancia, e insisten en que los llamados de Obama no pasan de una amenaza para atemorizar a los ciudadanos. “No creo que el mundo se vaya a terminar”, aseguro el líder republicano del senado Mitch McConnell en el caso de no haber consenso.

En el caso de no existir acuerdo pasada la media noche del primero de marzo, desde ese momento y hasta el 30 de setiembre, todos los organismos gubernamentales sufrirán recortes de sus gastos anuales entre un 5% y 8% respecto del presupuesto original.

Estos recortes en los organismos públicos deben realizar ahorros de manera uniforme, por lo cual no hacen distinción entre los programas eficaces y superfluos o que han dejado atrás su propósito original., deben realizar ahorros de manera uniforme:

  • Defensa: 800 mil empleados civiles de la defensa sufrirán desempleo parcial un día a la semana, es decir una caída salarial de 20%. La Marina reducirá entre 30% y 35% el número de días de sus naves en el mar. El mantenimiento de las bases y equipos militares ya fue postergado obligando a los contratistas a despedir trabajadores. Los militares, no sufrirán ninguna reducción salarial.
  • Educación: Más de 40.000 empleados del sector educativo pueden perder su trabajo, lo que empeorará mucho la calidad de la enseñanza. Unos 70.000 niños de familias pobres perderán la posibilidad de unirse a programas sociales destinados a habilitarlos para ir a la escuela (‘Head Start’) y otros 30.000 menores se quedarán sin subsidios para el cuidado de niños. Serán canceladas, además, las becas de unos 26,5 millones de estudiantes destinadas a los 20 millones de jóvenes de familias pobres y 6,5 millones de personas de necesidades especiales.
  • Aeropuertos: La espera media de los pasajeros que llegan a Estados Unidos para cumplir las formalidades de migración aumentaría entre 30% y 50% en promedio, y podría superar las 4 horas en las horas punta en los aeropuertos más grandes. Mientras que la Administración de Seguridad en el Transporte estará obligada a enviar al seguro de desempleo a 50.000 trabajadores al menos un día por mes. Los controladores aéreos también se verán afectados por el desempleo parcial, provocando el cierre de más de 200 pequeños aeropuertos.
  • Alimentación: Los inspectores sanitarios realizarán menos inspecciones, pudiendo aumentar las  enfermedades vinculadas a la contaminación alimentaria
  • Salud: Unas 500 mil personas con trastornos mentales no podrán recibir el tratamiento gratis que tienen actualmente. También la supresión de  424.000 pruebas para el VIH anualmente y 540 mil vacunaciones menos para enfermedades como hepatitis y sarampión.
  • Parques Nacionales: Gran número de los 398 parques naturales nacionales serán parcial o totalmente clausurados.
  • Seguridad: Los agentes de la Policía de fronteras reducirán sus horas de trabajo. El FBI despedirá a 1.000 agentes.

Inevitablemente sea la decisión que se tome en Washington en torno a las próximas políticas financieras, el peor afectado será el ciudadano común norteamericano.

03/Marzo/2013. – 9:05 hrs.

logo FACTOR INTERNACIONAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: