Opinión: XXII Cumbre Iberoamericana, ¿Una cumbre inoportuna?

OPINIÓN.

Por Vicente Márquez.

Quizás algunos se hagan esa misma pregunta ¿Es la XXII  Iberoamericana una cumbre inoportuna? 

Todo parece indicar que este encuentro entre mandatarios a realizarse el  próximo mes de noviembre, para algunos países sí lo será. Para España, país anfitrión, esta Cumbre llega en el peor momento, ya que vive su peor crisis económica en décadas, con un gobierno claramente desprestigiado por la movilización ciudadana (al momento de escribir estas líneas, acababa de ocurrir las movilizaciones del 25 de septiembre), con una presión por parte de los gobiernos regionales andaluz, vasco y catalán, exigiendo ayuda financiera de parte del Gobierno de Madrid y con la amenaza evidente del separatismo de algunos (por ejemplo las declaraciones en este sentido del Presidente de la Generalitat Catalana-jefe del gobierno regional catán-Arthur Mas). Otro país al cual la Cumbre le llega en mal momento, es a Portugal, quien como a su país vecino, vive bajo la fuerte movilización social de protesta y con un Gobierno (igualmente conservador), en franca caída de popularidad, y con la incertidumbre que implica el rescate financiero de la Unión Europea (con la venia de Alemania).

Los nuevos protagonistas

Por el contrario, otros países participantes están en las antípodas, en lo que a escenario económico se refiere, y para ellos, la Cumbre sería la oportunidad perfecta para posicionarse en el ajedrez iberoamericano. Países como Colombia, Perú, México, Ecuador, Chile y Brasil, se encuentran en la delantera regional, con altas tasas de crecimiento económico, programas de inclusión social (siendo destacados en este renglón Brasil, Perú, Ecuador y Colombia), con una creciente influencia en el comercio regional y global, y en el caso del Ecuador, con la polémica del asilo del fundador de Wikileaks Assange. Estos países, en mayor o menor medida tendrán el protagonismo de la Cumbre, a realizarse en Cádiz, en el caso de Brasil y México, su creciente posicionamiento en el escenario global, les dará quizás el rol más paternalista que en Cumbres previas, tenían España y Portugal, quienes ahora paradójicamente muestran indicadores macroeconómicos pésimos, frente a muchas de sus antiguas dependencias en el “Nuevo Mundo”.

Es de suponer, que otros países que querrán también adquirir protagonismo, quizás menos trascendental, pero no por ello menos importante, serán Argentina, Países Centroamericanos y Uruguay, en el caso de los dos países más australes, el escenario económico les es favorable, y están entre los países con mayor incremento de la inversión extranjera europea, aunque en el caso argentino las polémicas recientes en los temas cambiario y de la posible reforma constitucional, que pudiera impulsar la Administración Kirchner, pueden hacerle perder fuelle en el foro iberoamericano, en el caso de los países de América Central, su papel será menos determinante que el argentino y el uruguayo, pero sin duda ejercerán influencia en temas relevantes, como apoyo a la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, dos flagelos que si bien atentan en casi toda la región, en esta parte del continente, la situación llega a niveles alarmantes.

Paraguay: el gran ausente.

El caso paraguayo parece que será la nota discordante de la jornada, ya por adelantado. Los sucesos que implicaron la salida del Presidente Fernando Lugo y la llegada al poder del entonces Vicepresidente Federico Franco, ha llevado consigo las dudas de los  países de la región, ya desde el marco de la UNASUR y del MERCOSUR, se acordó mantener al margen al Paraguay de los foros regionales, hasta que se realicen las elecciones presidenciales del año próximo, cuando salga electo un presidente que no tenga dudas de legitimidad y legalidad. En vista de esta situación, Paraguay ha decidido para evitar malos ratos con algunos países de la región, principalmente países del MERCOSUR que aún no reconocen al gobierno de Franco, y de países del ALBA, como Venezuela, mantenerse al margen de esta cumbre: es muy posible que en 2013, con un nuevo Presidente, este aislacionismo guaraní pierda vigencia.

Papel del ALBA: ¿A la expectativa?

En el caso de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), el papel de estos estará determinado por dos países que sin duda son los hegemónicos de este bloque regional: Cuba y Venezuela.

En el caso del país antillano, su postura en la Cumbre está más clara, el Gobierno de Raúl Castro quiere mantener su posicionamiento en la región, que le ha permitido y le seguirá permitiendo mantener las puertas abiertas para la inversión extranjera y los capitales foráneos, no hay que olvidar que el gobierno de La Habana, ha iniciado una tímida reforma económica, que si bien sigue siendo pequeña en magnitud, puede conllevar en el mediano plazo, a una mayor apertura económica en el contexto del sistema comunista cubano. Lejos seguramente estará las polémicas recientes en Cuba en materia de derechos humanos, represión contra la disidencia y posibles reformas políticas.

En el caso venezolano, la situación aparentemente es más complicada por varios motivos, el primero, un mes antes de la cumbre, habrá elecciones presidenciales y aunque la mayoría de los pronósticos hablan de un triunfo del Presidente Hugo Chávez (para la fecha en que se redacta esta nota, ya salió la información de que Merryl Lynch y Bank of América ya prevén el triunfo del Presidente), todos los sondeos coinciden en que la brecha del candidato oficial y el principal rival, Henrique Capriles, es cada vez menor (y en algunos casos ya estaría dentro de los límites del empate “técnico”), y en segundo lugar, en el caso de que gane el Presidente o no, no está confirmada la participación de él o del Canciller Nicolás Maduro, la evidente incertidumbre presente en el caso venezolano, lleva a que muchos países del ALBA, como Bolivia o Nicaragua, a no pronunciarse sobre los escenarios que pudieran presentarse en esta Cumbre, en estos casos es muy factible que sus posiciones se aclaren cuando ya Caracas decida qué postura adoptar frente a la XXII Cumbre Iberoamericana, o cuando los venezolanos ya decidan en las urnas quién los gobernará hasta el 2019.

01/Octubre/2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: